«Las ventas son una necesidad porque no estamos sobrados»

L. G.EIBAR.

Fiel a su cita tras cada cierre de mercado, Fran Garagarza hizo un extenso repaso de un verano que «se ha hecho muy largo», pero que se ha resuelto de manera «muy tranquila», sin prisas de última hora, debido a que tanto él como Mendilibar dieron por cerrada la plantilla desde que el pasado 24 de julio Takashi Inui se convirtió en el último de los seis refuerzos que han llegado para cubrir las importantes salidas que han producido.

En este sentido, el director deportivo mostró su satisfacción por el lucrativo resultado de los traspasos que ha negociado, motivados no solo por el deseo de los jugadores de dar un paso adelante en su carrera, sino también a la necesidad del club de incrementar sus ingresos para hacer frente a un mercado cada vez más inflacionado. «Estamos satisfechos con los movimientos de salida realizados. Los necesitábamos porque no estábamos sobrados como para permitirnos el lujo de no hacer ventas. En un club como el Eibar las ventas también hay que tenerlas en cuenta. Hemos hecho muy buenas ventas, con buenas opciones, buenas cantidades y de lo que se trata es que hayamos acertado con los recambios. El tiempo lo dirá».

Además, entiende que el hecho de que jugadores llegados de Segunda salgan de aquí convertidos en fichajes estrella de otros clubes «habla muy bien del Eibar. Hemos dado un paso adelante en ese sentido, al igual que los jugadores, y eso es un reclamo a la hora de atraer a otros futbolistas con hambre de triunfo».

No hubo necesidad de recurrir a saldos de última hora, porque según dijo el mutrikuarra, el míster está satisfecho con los 22 jugadores que tiene, y añadió que confía plenamente en los cuatro integrantes del filial (Jonmi, Cubero, Ekhi Bravo y Miguel Marí) que se entrenan a diario bajo su mando.

Declaró que tampoco se han planteado la posibilidad de fichar un segundo lateral izquierdo, pese a la lesión de Cote «porque sería tener nueve jugadores en la línea defensiva», y subrayó que «tanto Arbilla como Tejero pueden actuar en esa demarcación».

Admitió su equivocación a la hora de fichar a Rubén Lobato, que pidió la rescisión de su contrato al ver que el club no lograba encontrarle hueco en un equipo de Segunda.

También deseó la mayor de las fortunas a Riesgo, que finalmente ha fichado por el Girona descartando la oferta de renovación del Eibar. «Se lo merece después del golpe que le supuso no poder fichar por el City».