Con varios toques azulgranas

Keko regresa a Ipurua/
Keko regresa a Ipurua

La presencia de Yoel, Hervías, Keko y Borja Fernández, convierten a el Valladolid en el equipo con más exazulgranas

L. G. EIBAR.

La última vez que el Eibar y el Valladolid se vieron las caras en Ipurua los pucelanos dieron un empujón más a un conjunto azulgrana que para entonces ya sabía que su siguiente destino le conduciría al infierno de Segunda B. En aquel 14 de mayo del 2006, Joseba Llorente estaba ya en las filas blanquivioletas, donde también militaba un entonces desconocido Iván Ramis. Aquel 0-1 cerrado con el gol de Víctor no fue más que otra pica en una desastrosa campaña en la que, finalmente, los eibarreses bajaron como colistas destacados.

Doce años después, el equipo pucelano retorna al lugar de los hechos cargado de necesidades, pero con solo uno de cuatro jugadores que tienen marcado pasado azulgrana, lo que le convierte en el equipo con más exarmeros en sus filas, por encima del Athletic y del Alavés, con tres cada uno.

Lamentablemente la reciente lesión de Pablo Hervías le privará de participar en este y en el resto de los partidos de la temporada, y tampoco veremos por aquí a Borja Fernández, que se ha quedado en casa debido a unas molestias musculares. Tampoco ha viajado Yoel Fernández, condenado al banquillo desde el inicio del campeonato, que no ha podido entrenarse durante toda la semana por problemas físicos. El meta gallego apostó por salir cedido a Pucela ante la pretensión de Mendilibar de concederle la titularidad a Dmitrovic, pero Masip le ha cerrado todas las puertas y el meta camina hacia su segunda campaña consecutiva prácticamente en blanco.

Solo Keko Gontán ha escapado a las lesiones para poder volver de nuevo a Ipurua

De modo que el único exjugador azulgrana al que se le podrá volver a saludar será a Keko Gontán. que parece haber encontrado en el Valladolid el punto de juego que exhibió hace cuatro temporadas en el Eibar y que, a la postre, propició que el de Brunete fuera traspasado al Málaga por cinco millones de euros, erigiéndose en la venta más lucrativa del club armero hasta que en verano del 2017 el Newcastle abonó 10 millones por Florian Lejeune.

Tras dos años sin pena ni gloria en el conjunto boquerón, el madrileño fue cedido al Valladolid, con el que hace siete jornadas marcó su primer gol desde el último que marcó con el Eibar, curiosamente ante el Atlético de Madrid, el 6 de febrero del 2016. Ya se enfrentó a sus excompañeros cuando vestía la camiseta del Málaga y hoy volverá al lugar de su debut en Primera de blanquivioleta.