Quieren brindar otro triunfo, esta vez ganando al Valladolid. / ASKASIBAR

S. D. Eibar

El Valladolid, consciente de la presión que ejercerá Ipurua

El pucelano Aguado afirma que «estamos mentalizados para ganar y acortar distancias»

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

El técnico del Valladolid Pacheta ha aumentado las sesiones de entrenamiento a puerta cerrada en estos días previos a viajar a Ipurua, donde el domingo tanto Eibar como Valladolid juegan una final en sus aspiraciones de ascenso directo. La derrota ante la Real Sociedad B e ha dejado un ambiente de play off alrededor del equipo pucelano, que se presentará en el feudo armero mentalizado de ganar, de acortar distancias.

El centrocampista blanquivioleta Álvaro Aguado es consciente de que esa derrota es un «aliciente para conseguir los tres puntos en Ipurua. El futbolista se prepara para partidos como estos», asegura el mediocentro, que a sobre el partido ante la Real B afirma que «las siguientes 24 horas estás jodido por como se dio el partido y por el resultado final, y a partir de las siguientes ya con la cabeza limpia y mentalizado en ir a ganar a Eibar».

Destaca Aguado que espera a un Eibar, que ocupa el primer puesto y que les aventaja en cinco puntos, ante todo «efectivo» y que «juega muy bien en las dos áreas, por eso está arriba, por méritos propios». Aguado insiste en que «evidentemente cuando no llegan las victorias se generan dudas pero dentro del vestuario no las hay, estamos haciendo las cosas bien y viendo cómo juega este equipo no tengo dudas de que pelearemos hasta el final, y lo vamos a conseguir. Estamos en un punto de la temporada que estamos muy bien físicamente, si el otro día metemos una de las tantas que tuvimos en la primera parte no estaríamos hablando de esto ahora». Por su parte, la plantilla armera sigue trabajando, Garitano no podrá contar para este domingo con el central Venancio y con el lateral izquierdo Arbilla, ni tampoco con Correa y Franchu, pero sí con Toño. El caso de Arbilla es el que más quebraderos de cabeza genera al haber recaído de la lesión de bíceps femoral de la pierna izquierda.