Tres puntos liberadores

Tres puntos liberadores
J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

El Eibar se hizo con tres puntos fundamentales en su afán de ir creciendo. Lo consiguió ante un rival, a priori, de su particular Liga. Son estos a los rivales que hay que ganar. Por ejemplo, el punto logrado en el Wanda, histórico, supo mejor en la tarde de ayer a costa del colista Leganés. El Eibar sigue en su camino, no renuncia a estar al máximo nivel.

Tres puntos de oro para el Eibar en un campo que no se le da nada mal. Me imagino un feliz regreso de la expedición armera, con una impresionante satisfacción porque este 2-3 supone un bálsamo tremendo para todo el colectivo. Esta victoria significa pasar de la angustia a la tranquilidad, verse alejado de la zona fatídica en una Liga que está muy igualada. Cuando el colegiado pitó el final, el hondo respiro de los jugadores y del entrenador del Eibar fue una muestra de lo mucho que se estaban jugando.

Fue un partido de mucha intensidad donde el gran protagonista fue el VAR. Después de varias jornadas en las que el colectivo armero ha mostrado dudas sobre su papel, señaló una pena máxima tras una mano de Aday a disparo de Enrich, pero, posteriormente, volvió a ser protagonista, pero para perjuicio armero, validando el gol de Stuani al filo del descanso.

Olvidar las derrotas ante Espanyol y Sevilla era el máximo objetivo en Montilivi. El Eibar se presentaba conviviendo con dos realidades inexorables que le obligaban a sacar adelante el partido o, cuando menos, regresar con un punto. Vivir el parón con optimismo con el fin de cargar las pilas y tener la mente en clave positiva para recibir al siguiente rival en Ipurua, el Athletic, era una exigencia. Lo decía Mendilibar antes de emprender el viaje a Girona: «Estaría muy bien irnos al parón con una victoria, sobre todo para que cuando te mires en la clasificación no te veas ahí abajo, pero no será fácil».

Con todo, los pupilos de Eusebio Sacristán tenían ganas de resarcirse de las dolorosas derrotas que les endosó el cuadro armero la pasada temporada. El expreparador realista entendía que las ganas de sus jugadores eran un motivo extra muy positivo. El choque para los dos bloques tenía muchos puntos en común, y el principal objetivo no era otro que reencontrarse con los tres puntos.

Así las cosas, el Eibar hizo su trabajo. Mendilibar acertó con los cambios que hizo en la segunda mitad, dando paso a medida que transcurría el partido a Kike García, Sergio Álvarez y Cucurella. Fue un partido abierto, con ocasiones, y con un Stuani que marcó dos goles y al que los armeros no supieron parar. Hubo también dos acciones de Arbilla y Cote en las que robaron con absoluta limpieza el balón a Porto cuando encaraba la portería dentro del área. En el rosario de lances, no se puede olvidar el tanto anulado a Stuani -acompañado de un garrafal error de Dmitrovic, que se 'comió' el balón-. Menos mal que la jugada quedó invalidada por fuera de juego del ariete uruguayo. Otra de las acciones que llamó la atención fue la mala salida de balón en la segunda parte que supuso una cartulina amarilla para Arbilla, con el consiguiente enfado del navarro, que ayer jugó de central; el portero armero forzó demasiado y acabó el balón en pies de Stuani, que obligó a hacer falta al zaguero del Eibar.

Lo que vale son los tres puntos, y más en este momento. Y valen mucho, porque son goles de Charles (penalti), Arbilla y Enrich, ambos de cabeza y de bella factura. Me quedo con las sensaciones que dan la victorias, con sus vibraciones, que sirven para crecer. El cuadro eibarrés dio un paso de gigante, ahora puede descansar con cierta tranquilidad y puede preparar el choque ante el Athletic con una perspectiva mucho más liberalizadora. Pleno total al esfuerzo, a un partido que lo tuvo controlado pero que, por momentos, estuvo roto.

Verse con 10 puntos en la zona media induce a pensar en ser optimistas, pero ante todo supone sumar después de dos jornadas consecutivas con malos resultados. Es un paso más para trabajar con seguridad y creyendo en lo que se hace. El calendario de octubre ha comenzado bien, ahora queda por jugar contra el Athletic (día 21 en Ipurua) y el Celta (día 27 en Balaídos). Queda todo un mundo, pero con los tres puntos de ayer se afronta lo que viene con otra disposición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos