SD Eibar

Otra sonrisa previa al parón

Sergi Enrich celebra su gol en Montilivi. / J. R.
Sergi Enrich celebra su gol en Montilivi. / J. R.

El Eibar enlazó su mejor racha justo justo antes del anterior descanso liguero |

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Según sea la situación de cada uno, para muchos equipos los parones suelen ser inoportunos porque cortan el ritmo o alargan la agonía. Al Eibar, en cambio, parecen servirle de motivación para sacar lo mejor de sí mismo antes de tomarse un descanso y coger fuerzas para encarar el retorno de la competición. Así ocurrió cuando la Liga paró tras la tercera jornada, en la que el conjunto armero conquistó su primera victoria liguera en el derbi ante la Real (2-1), y a la vuelta rascó el primer punto de su historia en Primera en el feudo del Atlético de Madrid y una semana después se apuntó una nueva victoria en Ipurua ante el Leganés. Y parece que está dispuesto a repetirla y a poder ser mejorarla.

Situación calcada. El temor a pasar los próximos 15 días lamiéndose las heridas por un nuevo resultado que se sumara a las dos derrotas consecutivas que había cedido frente al Espanyol (1-0) y el Sevilla (1-3) espolearon a los armeros en su visita al Girona, de donde la pasada campaña se trajeron un 1-4 que escoció mucho en Montilivi. Cuando más tocado parecía el equipo, más fuerte golpeó, demostrando una vez más su dilatada facultad para superar las adversidades. Con su victoria en un partido extraño marcado por las intervenciones del VAR parece haber cogido la misma senda que en el anterior parón, al que llegó tras inaugurar la competición con dos derrotas consecutivas.

Dos derbis a la vuelta de la esquina. Aunque dispondrán de varios días de fiesta para desconectar y disfrutar de la tranquilidad que da tener diez puntos en el casillero, los azulgranas orientan su mente de cara a la próxima llegada de un Athletic doblemente herido en su orgullo, primero por verse en la zona baja de la tabla, conviviendo con los candidatos al descenso, pero también por la dura derrota que sufrió en el derbi de San Mamés ante la Real (1-3). Al partido del reencuentro con Dani García y Ander Capa tras su marcha a Lezama al término de la pasada campaña le seguirá la visita al Celta de Vigo prevista para el día sábado 27 (18.30 horas), y después será el turno del tercer y último derbi que acogerá Ipurua en el presente ejercicio, en este caso ante el Alavés, el domingo 4 de noviembre (12.00 h.). Tres citas marcadas en rojo para tratar de tomar el impulso definitivo que le permita poner tierra de por medio respecto al descenso.

En un Puño. Por de pronto, pocos son los equipos que pueden sentirse libres de peligro, porque la competición está tan igualada que las distancias entre las plazas europeas y aquellos que ocupan las que condenan a Segunda son muy reducidas, lo que provoca que se salte de la cabeza al pozo en cuestión de un par de derrotas. Así, los armeros, que comenzaron la jornada justo en el 17º puesto que ahora ocupa el Athletic, ha escalado hasta 12ª posición, a solo cuatro puntos del que se ganaría el último billete para Europa, y a tres del tercero por la cola, el irregular Leganés.

Celebración por todo lo alto. Hay tanto en juego en una temporada que se está revelando anárquica en sus resultados que todos se dejan la vida por conseguir cada punto. Por eso mismo, el Eibar festejó su victoria en Girona como si de una final se tratara, porque su confianza había vuelto a ser golpeada tras perder los dos anteriores compromisos y porque hubo que poner toda la carne en el asador para conseguirla. La felicidad que irradiaban las caras de los jugadores azulgranas tras un tremendo intercambio de golpes con su rival, revelan la tensión que se respira en este primer tercio de campeonato.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos