Eibar

Ramis se instala en la regularidad

Iván Ramis se dispone a controlar un balón ante Fabián Orellana, de espaldas, en las instalaciones del Eibar en Atxabalpe./MORQUECHO
Iván Ramis se dispone a controlar un balón ante Fabián Orellana, de espaldas, en las instalaciones del Eibar en Atxabalpe. / MORQUECHO

El mallorquín encara ante el Betis su quinto partido seguido, una continuidad que no se daba desde el pasado mes de abril

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZEIBAR.

Iván Ramis (Sa Pobla, Mallorca, 1984) despedirá el año en el Benito Villamarín enlazando la mayor racha de partidos consecutivos desde que el pasado mes de abril se perdiera los seis últimos compromisos de la campaña 2017-18 tras retirarse con unas molestias que no parecían graves en el derbi ante el Alavés en Ipurua. El balear toca madera para que las lesiones que le han amagado su existencia en sus tres anteriores temporadas con el Eibar le sigan respetando para que pueda prolongar la regularidad en la que lleva instalado en el último mes de competición.

Después de celebrar una renovación por petición expresa de Mendilibar, el mallorquín afrontaba el curso con la ilusión de un niño con zapatos nuevos tras haberse mostrado pletórico de fuerzas durante la pretemporada. Sin embargo, en el último amistoso que el Eibar disputó en Alemania, el fantasma de las lesiones volvió a atacar al balear, que tuvo que esperar hasta la quinta jornada para poder debutar ante el Leganés. Sin embargo, su retorno fue intermitente, con recaída incluida en la ida de la eliminatoria copera ante el Sporting, hasta que volvió para quedarse en el duelo que concluyó con la histórica victoria ante el Real Madrid hace ahora cuatro jornadas.

Su trayectoria

Primera temporada
En su primer curso como armero sufrió tres lesiones musculares que le llevaron a perderse 15 partidos.
Segunda campaña
Una elongación en el bíceps femoral izquierdo y una fractura el maleólo tibial de su pierna izquierda le privaron de jugar 16 partidos.
Tercer año
Tras reaparecer después de un mes de baja, en octubre de 2017 el deportivista Andone cayó sobre su rodilla izquierda provocándole un esguince con rotura del ligamento lateral interno. Fue baja durante 11 partidos. Las lesiones le respetaron hasta que en el derbi ante el Alavés se retiró con molestias. Disputó 22 partidos.
Presente campaña
No debutó hasta la quinta jornada y después del derbi ante el Athletic estuvo ausente un mes. Lleva siete choques.

Desde entonces, tal y como declaró ayer al término del entrenamiento en Atxabalpe, viene «haciendo buenos partidos, siendo regular e intentando crecer en cada partido» y confía en que el del Betis sea el siguiente de una larga lista de compromisos que pongan fin a la maldición que le ha venido persiguiendo desde que el 20 de julio de 2015 fichara por el club armero.

El optimismo que se ha apoderado de él le acompañará también hasta Sevilla, donde espera que el equipo armero ponga el colofón a un gran año para la entidad azulgrana. «Vamos a Sevilla a intentar ganar los tres puntos», aunque es consciente de que para conseguirlo deben mejorar mucho sus prestaciones lejos de Ipurua. «Fuera de casa tenemos que mejorar para no cometer errores que nos cuesten goles. El equipo está haciendo un trabajo muy bueno, pero faltan resultados, falta finalizar». Asegura que «siendo agresivos arriba, presionando y robando el balón, somos eficaces. Si somos nosotros mismos en el campo, podemos hacer cosas grandes».

Pese al gran momento que atraviesa el Betis, cree que «le podemos hacer daño» si después de robar el balón, «metemos velocidad en los últimos metros y estamos acertados cara al gol». También tuvo palabras para su excompañero Inui, «Es muy buen jugador. Cuando juegue lo va a hacer al 100% porque sabemos cómo es por los tres años que estuvo aquí».

 

Fotos

Vídeos