Sergio González se declara «preparado para la batalla»

L. G. EIBAR

El Valladolid viene a Eibar en pie de guerra. Después de haber ocupado puestos europeos en el primer tercio de competición, el Valladolid está cayendo en barrena precisamente en la parte más trascendental del campeonato. Y como a perro flaco todo son pulgas, a sus dificultades para sumar puntos se le añade una plaga de lesiones que ha obligado a Sergio González a diseñar una convocatoria cogida con pinzas, en la que ha tenido que incluir a dos futbolistas del Valladolid Promesas, el portero Samu Pérez y el centrocampista El Hacen El Id.

Pese a que todo parece estar en su contra, el entrenador del equipo pucelano no se da por vencido, ni mucho menos. «Es una batalla importante y estamos muy preparados para afrontarla».

Y eso que sabe que la pugna que le espera a su equipo en Ipurua será extenuante por el poderío de los armeros en su fortín. «Es un equipo que lleva muchos años trabajando de la misma manera, muy físico, que ejerce mucha presión, intenta presionar en tu campo, mete muchos centros laterales, con dos puntas que manejan ese otro fútbol que de la nada te hacen una jugada importante, dominan balones parados. Es un equipo de Mendibiliar, sabemos cómo imprime su carácter a los futbolistas».

El Valladolid se juega su ser o no ser en la categoría, por lo que anticipa «un duelo muy igualado donde tenemos que ir muy intensos, ya que ellos admiten muy bien el cuerpo a cuerpo». Pero también ve resquicios por los que poder hacer daño a su rival. «En defensa adelantan la línea, y por qué no buscar la espalda».