Sergio Álvarez dice que «pondrá las cosas difíciles» al técnico Mendilibar

Sergio Alvárez espera dar su mejor versión este año. / MIKEL ASKASIBAR
Sergio Alvárez espera dar su mejor versión este año. / MIKEL ASKASIBAR

El centrocampista asturiano está adaptado a todas las posiciones del campo

ANDER CURIELEIBAR.

El inicio de la pretemporada no ha dejado indiferente a nadie en la SD Eibar, y tras unas vacaciones en las que el equipo ha descansado y renovado fuerzas físicas y mentales, es la hora de volver a la competición.

Entre ellos, el centrocampista asturiano Sergio Álvarez, que ha hecho balance de la semana y media de entrenamientos que lleva realizada el equipo. «Hay que ir cogiendo minutos y confianza y nos tenemos que ir conociendo un poco todos, porque hay mucha gente nueva» ha asegurado. «Tenemos que ir asentando los conceptos del míster, y creo que ante el Leioa se vio», afirma.

A pesar de las nuevas incorporaciones, la espina dorsal del equipo parece que se mantiene intacta respecto al año pasado, y Álvarez pretende dar un paso adelante dentro del equipo, después de haber deslumbrado como central. «Mantener el bloque ayuda, claro que sí. Después de mi primer año en el Eibar tengo las ideas mucho más claras de lo que tengo que hacer en todas las posiciones. Todos debemos ser conscientes de lo que jugamos», destaca el jugador, que se deshace en elogios hacia sus nuevos compañeros. «Los nuevos son gente joven con muchas cualidades. Estoy seguro que el hambre de fútbol que traen nos va a aportar muchísimo a los que ya estamos aquí».

Tras la salida de Jordán, el centrocampista ha visto como el club ha incorporado a un centrocampista de futuro como Edu Expósito: «Es un chaval muy joven con una proyección tremenda. Seguro que nos puede aportar muchísimo, al igual que el resto de incorporaciones. Si vienen con la máxima humildad y respeto, que son las señas de identidad de este club, haremos un equipo muy competitivo», asegura.

Su objetivo personal lo tiene claro: «Me quiero consolidar en Primera División», confiesa. «Ya sé que el Eibar es un gran equipo con grandísimos jugadores, pero voy a dar mi mejor versión desde el primer momento» añade además.

Debut difícil

La temporada, que comenzará en apenas un mes, volverá a convertirse en un maratón en el que como prevé Álvarez «el objetivo de este año es el de siempre. Debemos competir cada minuto a través de lo que trabajamos día a día. A partir de ahí, debemos tratar de quedar lo más arriba posible en la clasificación. Durante la temporada veremos a qué podemos aspirar y a qué no». Con el stage de Kossen a la vuelta de la esquina, el jugador se muestra confiado con el nivel del equipo: «Vienen partidos difíciles con rivales de mucha entidad. Sabemos que no deja de ser un entrenamiento, pero vamos a intentar afinar al máximo nuestras armas para competir», afirma. El centrocampista no vivió la temporada 18-19 de manera sencilla. La falta de minutos le condenó a un banquillo del que apenas salió: «La temporada anterior fue difícil para mí por la falta de minutos», confiesa, «pero este año tengo las cosas bastante más claras y mi confianza está intacta. Le voy a poner las cosas difíciles al míster», añade además. «Mendilibar es un entrenador muy exigente que siempre pide el máximo de nosotros para todo. Veremos qué tal se nos da» concluye el centrocampista, reconvertido en defensa el pasado año.