S.D. Eibar

Y sin respiro para el S.D. Eibar, otra ocasión para avanzar

Escalante y Cururella (en primer término) durante un ejercicio en el campo de Atxabalpe. / MORQUECHO
Escalante y Cururella (en primer término) durante un ejercicio en el campo de Atxabalpe. / MORQUECHO

Con el triunfo ante el Leganés aún en el paladar, el Eibar busca otro resultado positivo en un campo 'amigo' | Los armeros quieren ampliar su racha en los dominios del Espanyol, donde han logrado dos victorias y un empate en sus cuatro visitas previas

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Sin apenas tiempo para saborear una victoria ante el Leganés que le ha alejado de los puestos de peligro, el Eibar recoge el guante que le lanza esta apretada semana del calendario para tratar de dar otro pasito más en su carrera hacia la salvación. El optimismo ha acompañado a la expedición armera en su viaje al feudo del Espanyol, uno de los campos en los que más puntos ha conquistado, toda vez que en las cuatro ocasiones anteriores que ha jugado allí ha logrado dos triunfos y un empate que cedió hace dos temporada después de haberse marchado con 0-3 al descanso.

La de hoy es, lógicamente, otra historia a la que tratará de dar un final feliz, espoleado por una reacción que le ha reportado los siete puntos que ya campean en su casillero, pero sin perder de vista el hecho de que enfrente tendrán a un Espanyol moralmente bien armado pese a que llega de cosechar una derrota por la mínima en el Bernabéu.

Con las dudas generadas por su renqueante inicio ya evaporadas, el cuadro eibarrés tratará de dar continuidad a su buena racha de resultados, pero también a la mejoría de un juego que ha ido ganando enteros en materia defensiva.

Habrá, sin embargo, cambios en esa línea y en las restantes, no por capricho sino por obligación. Aguantar tres partidos en siete días con el intenso ritmo que Mendilibar impone no solo en los partidos sino también en los entrenamientos es poco menos que imposible, por lo que el técnico seguirá con la política de rotaciones que inauguró con éxito ante los pepineros. El esfuerzo que requirió hacerse con los tres puntos ante el colista fue tal, que ha tenido que dar descanso a Kike García, autor del tanto que acabó con la resistencia de los madrileños así como a Ramis, recién retornado de una lesión, y a Cote, titular en los cinco partidos consumidos hasta ahora.

La hora de Cucurella

Su salida ha propiciado la entrada en la lista de Bigas, Pere Milla y Cardona, los tres descartados en la pasada convocatoria, y ofrecerá también la oportunidad de ver en acción por primera vez a Marc Cucurella, que a diferencia del argentino De Blasis, aún no ha dispuesto de ni un solo minuto desde que fichó por el Eibar el último día del mercado invernal.

La presencia del catalán en el lateral izquierdo es probable, pero tampoco se puede dar por hecho, ya que Mendilibar ha preferido recolocar a Arbilla en esa posición las dos veces que ha sustituido a Cote. Sin embargo, todo apunta a que Arbilla volverá al eje de la zaga, para la que el técnico cuenta también con Pedro Bigas y Paulo Oliveira. Cabría pensar que es el momento idóneo para que el portugués se tomara un descanso después de haber completado los cinco primeros partidos, pero sacarle del once supondría cambiar a tres de los cuatro defensas que por fin encontraron el equilibrio que se buscaba en esa zona. Rubén Peña también ha jugado completos los 450 minutos de esta Liga, con Calavera aún fuera de juego, el abulense no tiene sustituto natural y sí un estado de forma envidiable que no queda más remedio que seguir explotando.

También se prevén retoques en el centro del campo, donde parece segura la vuelta de Sergio Álvarez, al que el técnico reservó expresamente el pasado sábado. Escalante, con menos minutos en las piernas que Diop, tiene todos los boletos para acompañarle.

Para los flancos y la punta de ataque las alternativas son más variadas. Orellana, De Blasis, Hervías, Pere Milla y hasta Joan Jordán se disputan las dos plazas de las bandas, mientras que Charles, Cardona y el insaciable Sergi Enrich pugnan por ocupar los dos puestos de la delantera, salvo que el técnico decidiera prescindir de su dibujo habitual con dos puntas, para jugar con un mediapunta con el fin de generar peligro también por el interior. El Eibar no tiene un once fijo y eso ofrece un sinfín de posibilidades.

Más

 

Fotos

Vídeos