Un crecimiento del S.D. Eibar imparable que se refleja en todos los ámbitos

Las cinco temporadas en Primera le han dotado de un músculo económico que ha agigantado la entidad

L. G. EIBAR.

Los accionistas del Eibar pudieron comprobar con sus propios ojos lo fructífero que está resultando el paso del equipo por Primera. Cada año que pasa, y ya van cinco, la entidad azulgrana ha ido engordando sus arcas de tal manera que los 38 millones de euros que ha ido ahorrando le permitirán pagar a 'toca teja' una Ciudad Deportiva que ni siquiera entraba a formar parte de los sueños de nadie.

La gigantesca transformación que ha sufrido el club se refleja en todos los ámbitos, aunque sin duda el aspecto económico es el que más se percibe precisamente porque se ha pasado de la nada, a nadar no en la abundancia, pero sí en un mar inimaginablemente boyante. Tanto es así, que los menos de dos millones de euros con los que se compitió en la última campaña en Segunda B parecen cosa de hace siglos, cuando realmente solo han pasado seis años de aquel mes de junio del 2012 cuando se abandonó el purgatorio tras tres promociones frustradas.

Ahora, el presupuesto supera los 49 millones de euros, a años luz del Real Madrid y el Barcelona, pero que le permiten luchar con garantías por conseguir la que sería su quinta permanencia consecutiva.

Los 13 millones de beneficio que se obtuvieron el pasado año indican que cada salvación es una inyección que genera un músculo financiero al que, como se ve, el Eibar finalmente ha conseguido sacar partido generando un patrimonio que no tenía y del que en un futuro cercano la CD disfrutará de una cantera que no para de crecer.

Y ese es precisamente otro de los aspectos en los que la fortaleza del Eibar más se está dejando notar. Con la creación de los dos nuevos equipos de fútbol inclusivo, el tercer juvenil, el nuevo equipo femenino así como con los cuatro equipos que conforman la Futbol Eskola, la familia armera ha crecido hasta los 24 equipos. Lograr que dé frutos es el reto marcado por el club una vez que la Ciudad Deportiva sea una realidad.

Mientras tanto, los equipos seguirán atomizados en ocho sitios diferentes, pero con el aval de que ha sido así como han conseguido los mejores resultados de la historia, y con la ilusión de que en cuanto se ponga la primera piedra, solo faltarán 18 meses para recorrer la nueva variante de Ermua y llegar al alto de Areitio, el que será su nuevo hogar.

Allí convivirán codo con codo con el primer equipo, que ahora mismo no cuenta con ningún canterano, aunque Fran Garagarza no desaprovechó la ocasión de resaltar el hecho de que «haya tres fidelizados me parece fundamental. Sé que es difícil que tengan un papel preferente, pero hemos logrado que tres estén aquí, formando parte del primer equipo. El paso que nos queda es ver si pueden llegar a ser importante. Que no lo sean hoy, no quiere decir que no lo vayan a ser. Son tres chicos con buena edad, pero veremos si el año que viene se pueden consolidar».

La paciencia, pero sobre todo el trabajo y la perseverancia tienen su recompensa.

Más sobre la Junta del S.D.Eibar

 

Fotos

Vídeos