S.D. Eibar

Patxi Aranegi: «Los directivos son eibarreses, pero deben mirar qué es mejor para el club»

Patxi Aranegi, con su hijo Gorka en el transcurso de un acto de la SD Eibar./MORQUECHO
Patxi Aranegi, con su hijo Gorka en el transcurso de un acto de la SD Eibar. / MORQUECHO

El recordado centrocampista azulgrana muestra su apoyo expreso a la directiva ante las críticas por apostar por Areitio

LETIZIA GÓMEZEIBAR.

Hace años que reside fuera del Eibar y que dejó su cargo de directivo y de secretario técnico azulgrana, pero sus 18 años como jugador y 15 en los puestos de mando le convierten en referente del club que ha querido mostrar su apoyo expreso al actual Consejo de Administración ante las numerosas críticas que ha recibido por apostar de manera expresa porque la ubicación elegida sea la de Areitio en lugar de Azitain. Como a cualquier eibarrés, le gustaría verlas en Eibar, pero insiste en que confía plenamente en los criterios de la directiva.

- ¡Qué poquito faltó para ganar al Athletic!

- Fue una auténtica pena, porque el Eibar tenía que haber ganado este partido. Mereció ganar fácil. Ellos para prácticamente no hicieron ni una sola ocasión, mientras que nosotros estuvimos serios y muy entregados. Tengo amigos bilbaínos que salieron muy decepcionados con el Athletic, pero yo creo que la culpa de que no jugaran nada fue del Eibar.

- ¿Cómo está viendo al equipo en este complicado inicio?

- Tuvo un inicio un tanto dubitativo, pero ahora se le ve en el buen camino. Está jugando bien, de forma seria y con mucho orden. Ahí se nota la mano del amigo Mendi a la hora de presionar y luchar hasta el último segundo. Curiosamente, a Mendi, que era un interior muy bueno, le quise fichar yo para el Eibar cuando era jugador y se me fue el Logroñés. Ya le he echado en cara muchas veces, en bromas claro.

- A falta de jugadores veteranos que lleven mucho tiempo aquí, ¿es quizás el mayor referente?

- Yo creo que sí. Y espero que le tengamos muchos años más aquí, porque gran parte de los logros se deben a él. Él marca el tipo de jugadores que cree que le vienen bien a este equipo. Tienen las ideas claras, sabe lo que quiere y lo que necesita el Eibar.

- Se antoja una Liga peligrosa, con equipos que deberían estar peleando abajo, en los puestos cabeceros.

- Está más igualada que nunca. Se están dando unos resultados muy extraños y ya ves dónde están el Alavés y el Valladolid, que en teoría tendrían que estar luchando por no bajar. Cada semana hay dos o tres sorpresas y es muy complicado abrir hueco.

- El Eibar ya va por su quinta temporada. ¿Se puede decir que el equipo está asentado en la élite?

- Creo que sí. Quitando la primera temporada, en la que se vio condenado por una segunda vuelta muy floja, en las demás ha realizado unas campañas muy regulares. El Eibar es la envidia de todos los equipos de abajo, porque es un equipo regular y fiable, que compite siempre. Pocas veces ha perdido no dando la cara. La lucha siempre está ahí y si luchas es difícil hacer el ridículo.

«El Eibar siempre ha sido un ejemplo, con directivos que no cobran ni un solo euro»

«Tienen argumentos sólidos que me han convencido y les apoyo totalmente»

-¿Se ha acostumbrado a ver al Eibar en Primera?

- Tiene un mérito extraordinario. El Eibar tiene una afición muy buena, pero muy poca y con la poca masa social que tiene es increíble que esté ahí. Hay que tocar madera para que siga. Yo que estuve 18 años como jugador, desde los 14 hasta los 32, y 15 como directivo, y sé lo que cuesta lograr dar cualquier paso. Yo entré en la directiva con Paco Markiegi estando en Regional y lo dejamos en Segunda A. Era en la época famosa de La Bombonera. Entonces, todos los de la directiva tuvimos que avalar todo lo que se hacía. Si se arreglaba la iluminación, lo avalábamos, que había que arreglar una tribuna, lo avalábamos. Me veía hasta cuatro partidos cada fin de semana, todo saliendo de nuestro bolsillo.

- Como de la noche al día.

- Cuando jugaba, los jugadores trabajábamos todos y después entrenábamos. Profesional del fútbol no había nadie hasta Segunda A y ahí también, pocos. Ahora es totalmente distinto. Se ha evolucionado mucho en la forma de jugar, hay muchas más presión y es un fútbol más técnico. Antes el que era un poco fuerte destacaba. Ahora son todos atletas puros. Pero el Eibar siempre ha sido un ejemplo. Cuando era secretario técnico e iba a fichar a jugadores, a muchos les decía que tendrían que pagar dinero porque el Eibar era un escaparate. Fiché a Gómez de Segura, Altuna, Luluaga, Fuente y a Garmendia entre otros. A Garmendia le vi en un Eibar-Hernani en Ipurua. Les metimos cuatro o cinco, pero me gustó tanto que fui a por él y conseguí que viniera.

Directivos que avalaban

- Entonces había que echar el lazo para encontrar directivos.

- Nadie quería serlo. Había empresarios, industriales, trabajadores, y todos ponían dinero de su bolsillo. Algunos estaban en administración, Zapiko arbitraba a chavales, otros limpiaban el campo... Todos los días nos daban las diez de la noche.

- ¡Cómo han cambiado las cosas!

- Ahora están rodeados de un montón de profesionales, pero aun así los directivos siguen sin cobrar. Los tiempos han cambiado y ahora hay que tomar decisiones más empresariales, pero siguen siendo un ejemplo en el mundo del fútbol.

- Mañana se celebra una Junta en la que se tomará la decisión estratégica más importante para el club. ¿Qué opción cree que es la que más beneficia a la entidad?

- Este proceso hay que vivirlo desde dentro y ver las innumerables gestiones que ha hecho el Consejo. Como eibarrés todos querríamos que la Ciudad Deportiva se ubicara en Eibar, pero tengo plena confianza en cómo lo están haciendo y tienen mi apoyo. Han puesto en su balanza los pros y contras y cuando deciden que es mejor ir a Mallabia tienen sus motivos, porque son los que se han entregado durante años para buscar los emplazamientos. Tienen argumentos sólidos que me han convencido y les apoyo totalmente.

- ¿Estas instalaciones pueden marcar el futuro del club?

- Tanto como marcar el futuro no sé. Ojalá el equipo aguante otros diez años en Primera, pero si se desciende lo importante es que esas instalaciones sigan teniendo valor. Es importante valorar el coste y que sean sostenibles, aunque lo tienen todo estudiado para que sean viables. Se ha hecho un campo precioso y esas instalaciones quedarán para siempre. Hemos visto jugar a los mejores jugadores del mundo y nos vamos a acordar toda la vida.

- ¿Cómo se ve desde la distancia la crispación que se ha generado?

- Algo he oído, pero tampoco estoy muy al tanto. Solo leo la prensa. Como eibarreses que son seguro que su opción primordial era Eibar. Siempre hay quien critica con o sin razón, pero es obvio que no se puede poner a todos de acuerdo. En mi opinión están haciendo una gran labor. Es una directiva trabajadora que no cobra un euro y que como eibarreses también quieren lo mejor para Eibar, pero sobre todo deben mirar lo que es mejor para el club. José Antonio Fernández hizo mucho por el Eibar cuando el Eibar estaba en Segunda B. En las épocas más duras ha sostenido al equipo y eso se ha olvidado. Ha habido suerte y ahora el dinero fluye por todos lados, pero cuando no había lo ponía él.

 

Fotos

Vídeos