S.D. Eibar

Roberto Correa cubre la marcha de Rubén Peña

Roberto Correa, de amarillo, trata de hacerse con el balón. / LALIGA
Roberto Correa, de amarillo, trata de hacerse con el balón. / LALIGA

El lateral derecho, que llega libre tras el fin de su contrato con el Cádiz, es el tercer fichaje que el Eibar consigue sin que le cueste un euro

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZEIBAR.

El Eibar ha cerrado un nuevo fichaje sin necesidad de rascar ni un euro de los más de 20 millones que ha ingresado por la venta de Joan Jordán al Sevilla y de Rubén Peña al Villarreal. Después de hacerse de manera gratuita con los servicios del central argentino Esteban Burgos y del lateral madrileño Álvaro Tejero, ayer anunció la contratación del también lateral derecho Roberto Correa (Badajoz, 1992), que llega libre tras la finalización de su contrato con el Cádiz.

El pacense aterriza en la disciplina armera para las tres próximas campañas, hasta el 30 de junio del 2022, tras cuajar un gran paso en las filas gaditanas, donde se convirtió en una de las piezas importantes del equipo en las dos campañas que ha jugado en el Ramón de Carranza.

La entidad amarilla, que se quedó a un paso de clasificarse para el play off de ascenso a Primera, le había ofrecido una renovación al alza que el jugador rechazó precisamente para dar un importante salto en su carrera profesional de la mano del conjunto armero.

Nacido el 20 de septiembre de 1992 en Badajoz, Correa ha disputado 58 partidos en sus dos temporadas en el Cádiz, anotando un gol y repartiendo dos asistencias, en 4.894 minutos.

Pero lo suyo no fue llegar y besar el santo. Su intento de arrebatarle el puesto al salmantino Carpio se topó con la resistencia del técnico Álvaro Cervera, que en la primera campaña apenas utilizó al extremeño hasta bien avanzada la segunda vuelta del campeonato. Y lo que en un principio no fue más que una prueba, se convirtió en una costumbre que le consolidó en el flanco derecho.

Pero ha sido en la recién finalizada campaña cuando el defensa pacense ha ofrecido su mejor versión, haciéndose en propiedad con una plaza que ha ocupado sin discusión durante 37 partidos, sumando más de 3.000 minutos sobre el terreno de juego y anotando una diana ante el Elche.

Al equipo amarillo llegó procedente del Espanyol, donde llegó a disputar siete partidos en Primera antes de cederlo al Elche. Previamente había militado en el Rayo Vallecano, donde disputó dos choques en Primera.

En los próximos días viajará a Eibar para incorporarse a los entrenamientos que arrancarán el miércoles, aunque él ya se ha encargado de avanzar a través de su cuenta de Twitter las ganas que tiene de dar inicio a su nueva etapa como nuevo integrante del plantel azulgrana. «Muy feliz e ilusionado por esta nueva etapa en el Eibar. Nos vemos pronto», rezaba el mensaje que publicó.

23 jugadores en nómina

Con la adquisición de Correa, la plantilla del Eibar cuenta con 23 efectivos, Dmitrovic y Yoel para la portería; Tejero, Calavera, el propio Correa, Paulo, Arbilla, Ramis, Martínez, Burgos, Bigas y Cote en defensa; Escalante, Diop y Sergio para la medular; Pedro León, Orellana, De Blasis y Cucurella en los flancos, y Enrich, Kike, Charles y Nano para la punta de ataque.

Un nuevo empujón para que Calavera abandone el club

Si el fichaje de Álvaro Tejero no resultó suficientemente claro, la llegada de Roberto Correa ha enterrado por completo cualquier esperanza que podía albergar Jordi Calavera de quedarse en el Eibar. El tarraconense ha pillado al vuelo el mensaje y sus agentes ya están volcados en buscarle un nuevo destino, al tiempo que negocian la rescisión de los dos años de contrato que le restan a su representado con la entidad azulgrana. Después de haber jugado como cedido durante dos campañas consecutivas en equipos de Segunda, el catalán quiere apurar sus opciones de seguir en Primera, pero es consciente con solo un minuto disputado, las ofertas en la élite son inexistentes.