SD Eibar

Los retos de futuro del consejero delegado

La presidenta Gorostiza y el consejero delegado Ulazia, antes de iniciar ayer su comparecencia. / ASKASIBAR
La presidenta Gorostiza y el consejero delegado Ulazia, antes de iniciar ayer su comparecencia. / ASKASIBAR

Jon Ander Ulazia asume el liderazgo de gestión con la ilusión de que «el Eibar siga haciendo historia». Sus prioridades son paliar la dependencia televisiva, mimar al socio, renovar a Garagarza y Mendilibar y actualizar el plan estratégico

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

Casi dos meses después de que se diera a conocer su nombramiento como nuevo consejero delegado del Eibar, el club llevó a cabo ayer un desayuno informativo a modo de presentación oficial para que el propio Jon Ander Ulazia (Eibar, 32 años) expusiera cuáles van a ser sus líneas de actuación como nuevo responsable de la gestión de la entidad. Con la ilusión por bandera, el abogado eibarrés se marca una serie de prioridades que abarcan desde lograr la renovación de Fran Garagarza y José Luis Mendilibar, dos de los artífices del 'milagro armero', buscar nuevas vías de ingresos para no depender de los vaivenes televisivos, recuperar la conexión con los socios, así como llevar a buen puerto la construcción de la nueva tribuna Oeste y la ciudad deportiva, la puerta de entrada hacia un «futuro que nos permita seguir haciendo historia».

El pilar que sustenta el club. El Eibar atraviesa el mejor momento de su historia gracias a los éxitos deportivos que está conquistando el primer equipo, de modo que mantener la estructura actual constituye, sin duda, su gran caballo de batalla. «Vamos hacia la sexta temporada consecutiva en Primera y estamos más que satisfechos por ver que el trabajo en la dirección deportiva que Fran Garagarza y José Luis Mendilibar realizan codo con codo está dando sus frutos. Por eso, es prioridad del club que ambos continúen en el club», apunta Ulazia, que ya avanza que duda de que ninguno de ellos se pronuncie antes de certificar matemáticamente la permanencia. También resaltó que mantendrá la línea de contratación duradera de jugadores iniciada en el 2016 «para tener una espina dorsal reconocible», e insistió en que queremos «seguir siendo un club de proyección para jugadores que a dar el salto hacia clubes de gran potencial».

Situación envidiable. El Eibar camina hacia su sexta campaña consecutiva con las arcas más llenas que nunca. Los 41 millones que están a buen recaudo en el banco, 33 de ellos de activo líquido, permiten afrontar con solvencia los dos proyectos estratégicos que marcan la agenda institucional del club. La nueva tribuna Oeste, el broche de oro de una remodelación completa de Ipurua, y la construcción de la ciudad deportiva en Areitio, unas instalaciones que estarán fuera de Eibar, pero a las que conferirán un «corazón eibarrés» son en su opinión «dos retos que nos conducen a otra dimensión y que deben servir para lograr la consolidación y el asentamiento del club en la categoría».

Anticiparse a las amenazas. Aunque la vida parece perfecta en el paraíso, también se atisban ciertos nubarrones de los que Ulazia avisa que hay que resguardarse. El anteproyecto de la nueva Ley del Deporte y la postura que se adopte ante la inminente irrupción de DAZN, la plataforma británica conocida como la Netflix del deporte, y la negociación del nuevo convenio que deben alcanzar la Liga y la Federación suponen dos amenazas «a las que debemos anticiparnos» porque pueden influir en el nuevo concurso de derechos televisivos, garantizado hasta el 2021. «Es una cuestión de vital importancia para nosotros, porque el 95% de los ingresos provienen de ahí y cada movimiento que se produzca puede afectar a nuestros intereses». De ahí que considere «imprescindible que busquemos nuevas vías de ingresos a través de las fórmulas ya conocidas como patrocinadores y abonos, pero también buscando nuevas alternativas».

Fortalecer las raíces locales. Expandir la 'marca Eibar' por el mundo es una aspiración a la que la entidad no puede ni debe renunciar, pero también son conscientes de que es su masa social la que le ha mantenido vivo en los malos momentos y, por lo tanto la deben mimar para que Ipurua sea el punto de encuentro entre el club, el equipo y la afición. «Estamos orgullosos de haber logrado llegar a Japón, pero no se nos olvidar que las raíces de este club permanecen en nuestro entorno. Sin nuestros socios, accionistas y simpatizantes no seríamos nada, por lo que daremos prioridad absoluta para recuperar a los abonados que se han quedado sin carnet de manera provisional debido a las obras. Se va a crear una comisión de atención al socio «para atender a los de casa y a los que nos visitan y para impulsar nuevas acciones que proyecten la imagen del club».

Más