SD Eibar

El retorno de Pedro León se retrasa

Pedro León, en el suelo, realiza estiramientos durante un entrenamiento. El murciano sigue sin recuperarse de su lumbalgia. / ASKASIBAR
Pedro León, en el suelo, realiza estiramientos durante un entrenamiento. El murciano sigue sin recuperarse de su lumbalgia. / ASKASIBAR

El murciano sufre un empeoramiento de su lumbalgia y tendrá que ser sometido a un lavado epidural que determinará el plazo de recuperación

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

Pedro León sigue viviendo un martirio sin fecha de caducidad. La lumbalgia que impidió al murciano estrenarse el pasado domingo ante el Huesca ha sufrido un empeoramiento durante el fin de semana y hoy mismo será sometido a un lavado epidural, cuyo resultado será el que determine el nuevo plazo que necesitará para recuperarse. En principio, y pese a lo alarmante que ha resultado este nuevo contratiempo, el club confía en que su baja no sea muy prolongada, aunque evidentemente las dos o tres semanas establecidas días atrás se van a superar con creces.

Este nuevo giro de tuerca de los acontecimientos supone otro mazazo moral para el de Mula, que creía haber dejado atrás la pesadilla que le mantuvo fuera de los terrenos de juego durante los ocho agónicos meses que precisó para superar una lesión de rodilla que se operó hasta en dos ocasiones. Tras haber podido disfrutar de apenas ocho partidos en la recta final del pasado campeonato, el atacante suspiraba por estar a disposición de Mendilibar desde el inicio del curso actual. Sin embargo, y al igual que sucede con Iván Ramis, el extremo se ha encontrado con un nuevo problema físico que ha boicoteado por completo sus aspiraciones.

Como ya sucediera el verano pasado, sus repetidas ausencias en las sesiones de pretemporada y su bajo rendimiento en los 270 minutos que repartió entre los cuatro amistosos en los que participó hacían temer que algo no marchaba bien. Y así era. El parte médico que remitió el club hace una semana, y que informaba de que una lumbalgia mantendría al extremo en el dique seco hasta después del parón, confirmaron los malos presagios que ahora se han visto agravados con una recaída de su lesión.

Pese a este nuevo contratiempo, el club no contempla fichar salvo que haya salidas

Calma ante la tempestad

Aunque no deja de ser un importante contratiempo, que se une a la decepción que provocó la imagen mostrada por el Eibar en el estreno liguero ante su público, el club armero no tiene previsto llevar a cabo nuevas incorporaciones, salvo que se produzca alguna salida de aquí al 31 de agosto, día en que se cierran las puertas del mercado veraniego de fichajes.

Las alarmas están apagadas. En la entidad armera se apuesta por mantener la misma calma que imperó cuando el equipo vivió en la pasada campaña los momentos más agónicos desde que se consumó el descenso en la primera temporada en la máxima categoría. El técnico ha pedido tranquilidad a expensas de lo que suceda en los próximos días, ya que pese a que sus planes salieron al revés de lo planeado en la primera jornada de competición, él sigue confiando en su plantel.

En cualquier caso, en la entidad se mantienen a la expectativa, puesto que son plenamente conscientes de que ante las ya consabidas ausencias de Pedro León y el también lesionado Iván Ramis, el entrenador azulgrana tendrá que afrontar los dos próximos compromisos previos al cierre del mercado ante el Getafe y la Real Sociedad con solo 19 jugadores de campo disponibles. Todo un reto que se asemeja al que ya tuvo que superar en el arranque de la pasada campaña, cuando el murciano fue una víctima más de una plaga de lesiones graves que también sufrieron Yoel Rodríguez y Fran Rico, y que después también afectó a Iván Alejo y Sergi Enrich.

En esta ocasión, los únicos problemas que había tenido que lamentar el de Zaldibar hasta las bajas de última hora de los dos veteranos, se habían reducido a unas molestias musculares que sufrieron Calavera y Gálvez, los dos jugadores que junto a Asier Riesgo fueron descartados de una primera convocatoria en la que el técnico solo incluyó a cinco defensas.

Carencias evidentes

Y es precisamente en esa línea donde se percibieron las principales carencias del equipo. El eje de la zaga parece más o menos cubierto con los cinco efectivos con que dispone el técnico, aunque no se puede dejar de lado ni la propensión de Ramis a las lesiones ni el hecho de que Gálvez no entre en sus planes iniciales. Las lagunas son más evidentes en los laterales, para los que hay solo tres jugadores específicos. Rubén Peña sirve lo mismo para un roto que para un descosido, por lo que puede actuar en las dos bandas, pero con solo Cote y Calavera para cubrir cualquier contingencia lleva a pensar que Mendilibar corre un alto riesgo por querer tener una plantilla tan corta.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos