S.D. Eibar

A reservar otro billete para primera clase

Cucurella, Cote y Enrich, en un entrenamiento del Eibar en las instalaciones de Atxabalpe. / ASKASIBAR
Cucurella, Cote y Enrich, en un entrenamiento del Eibar en las instalaciones de Atxabalpe. / ASKASIBAR

Un nuevo triunfo en Ipurua ante el Valladolid otorgaría al Eibar la permanencia virtual | Los armeros reciben cargados de confianza a una escuadra pucelana en caída libre tras seis jornadas sin ganar

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Ipurua ha sido más que nunca el baluarte que ha hecho posible que la ventanilla de expedición de billetes para el próximo tren de Primera se pueda abrir para el Eibar este mismo mediodía. Un nuevo triunfo aquí, donde ha conseguido siete de sus ocho victorias, le permitiría reservar por quinto año consecutivo un pasaje para seguir viajando en asientos de primera clase.

El obstáculo a superar para llegar al mostrador sin tener que esperar más la cola es un Valladolid que arrancó el campeonato inflado como un globo por la energía que traía de Segunda, pero que se ha desinflado hasta el punto de asomarse de que si cae derrotado en feudo armero puede caer en puestos de descenso.

Un camino inverso al recorrido por los de Mendilibar, que de rozar la zona de peligro en la primera parte del campeonato, se encuentran ahora ante la oportunidad de dar por conseguido el principal objetivo a falta de diez jornadas para la conclusión y poder marcarse así nuevos retos de futuro.

Un porvenir que, en cambio, se presenta oscuro para el rival de los eibarreses, que en los últimos meses están padeciendo el tipo de situaciones que logran que un equipo caiga en desgracia. Llegan tras acumular una racha de seis partidos consecutivos sin ganar y de no haber sido capaz más que de sumar cinco de los últimos treinta repartidos. Pero por si eso no fuera suficiente, han perdido por lesión sin apenas haberle podido sacar partido a Pablo Hervías, el ilusionante fichaje invernal con el que pretendían paliar su exigua capacidad anotadora. Vamos, que su famoso presidente, Ronaldo Nazario, no encuentra demasiados motivos para exhibir su gigantesca sonrisa y de hecho, hace ya un tiempo que no se le ve en la esfera pública.

Cardona apunta al once

Todo lo contrario que el azulgrana Marc Cardona, que tras haberse convertido en el gran protagonista y el salvador de las dos últimas citas, podría volver a figurar en el once inicial seis meses después de que disputara de inicio su último choque en la visita del Eibar al feudo del Espanyol el pasado 25 de septiembre. Las dudas que genera el estado físico de Sergi Enrich le otorgan muchos boletos que se los ha ganado ofreciendo un rendimiento máximo en los pocos minutos que ha podido rascar en las últimas fechas.

El damnificado en esta ocasión sería Kike García, que no está viviendo su mejor temporada, aunque su labor en la presión arriba es muy valorada por el preparador azulgrana. No parece que tenga intención de variar mucho más sus planes, puesto que salvo que medie alguna lesión que no se haya dado a conocer, el resto de las posiciones tienen sus propietarios casi inamovibles.

Otra de las incógnitas se cierne sobre Pedro León, que al igual que el menorquín, está incluido en la convocatoria inicial de efectivos, es decir todos salvo Jordi Calavera, de los que Mendilibar tendrá que descartar a dos. Y no sería para nada descartable que fueran ellos los que se quedaran de nuevo fuera de la lista, porque Mendilibar ya avisó que no arriesgaría con los tocados en vísperas del parón.

El de Zaldibar quiere aprovechar este descanso liguero para que sus jugadores recarguen energías de cara a una recta final de competición que, al inicio se veía con temor, y que ahora se encara con total ilusión. Europa no es ninguna obligación para los armeros, como sí lo es para muchos de los equipos que le rodean en la clasificación, pero precisamente esa falta de exigencia les puede dotar de una tranquilidad que los demás no tienen.

Si algo ha demostrado este equipo esta temporada es su inconformismo, y son los jugadores los primeros interesados en agradar su historia y, por supuesto, también la del Eibar. Paso a paso, primero el Valladolid y después, lo que venga.

Más