S.D. Eibar

Cuando rendirse no es una opción

Charles celebra su segundo gol, el viernes en Ipurua. / MORQUECHO
Charles celebra su segundo gol, el viernes en Ipurua. / MORQUECHO

El Eibar consumó ante el Getafe su quinta remontada de la temporada | El doblete de Charles permite a los azulgranas prolongar la que ya es su mejor racha de la temporada

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

Al Eibar hay que ganarle, porque como se pudo comprobar ante el Getafe, el conjunto armero no es de los que se da por vencido. Ese es precisamente uno de los peldaños que ha escalado en su camino hacia su consolidación en Primera.

Siempre ha tenido un carácter competitivo, pero de ser un equipo que afrontaba los choques con la ilusión de plantar cara, ha pasado a ser un bloque sólido y seguro de sí mismo, que encara los partidos con la determinación de ganarlos. Ya no hay un sentimiento de inferioridad, sino la sensación de que cualquier compromiso es una oportunidad más de seguir perpetuando su presencia en la máxima categoría.

Después de que el Leganés y el Sevilla le levantaran los dos goles de ventaja que había adquirido en ambos partidos lejos de Ipurua, el sábado fueron los de Mendilibar los que se negaron a arrojar la toalla y continuaron luchando hasta que rescataron al menos uno de los tres puntos que ya se escapaban hacia Getafe. Rendirse no es una opción y una vez más, sale a la palestra una capacidad de reacción que esta temporada ya le ha llevado a sumar dos victorias y tres empates en compromisos en los que empezó perdiendo.

Derbis volteados

Su primera remontada se produjo en el derbi ante la Real Sociedad, al que el Eibar llegó tras arrancar la campaña con dos derrotas consecutivas ante Huesca (1-2)y Getafe (2-0). Las triunfales estadísticas a favor de los azulgranas en sus citas ante los blanquiazules peligraron cuando Willian José puso por delante a los entonces dirigidos por Gaizka Garitano, pero Marc Cardona poco después y Charles en la prolongación dieron la vuelta al marcador y propiciaron así la primera victoria del presente ejercicio.

La historia se repitió de forma casi calcada también en el derbi ante el Alavés, justo después de que el Eibar sufriera la derrota más abultada de la temporada en Vigo (4-0). En un duelo cargado de necesidad para los locales, los gasteiztarras elevaron aún más la tensión con un tanto de Jony a los cuatro minutos de comenzar, pero los armeros no habían dicho su última palabra. Joan Jordán revivió a los suyos tras recortar distancias en el 69 y Diop hizo temblar los cimientos de Ipurua con un testarazo que dejó el triunfo en Ipurua a solo dos minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario.

El último partido del 2018 en Ipurua frente al Valencia también deparó otra noche con tintes épicos. Los ché venían presionados por ocupar una plaza ajena a su potencial en la zona baja de la tabla y pronto demostraron que querían aprovechar su visita a Ipurua para dar un salto en sus aspiraciones. Y estuvo cerca de conseguirlo gracias a un gol de Rodrigo a la media hora de juego que el Eibar neutralizó gracias un penalti señalado desde el VAR varios minutos después de que Gayá despejara con una mano que el árbitro no vio un centro de Rubén Peña. Con su tercer penalti transformado, Charles rescataría otro punto que también volaba.

La despedida en el Benito Villamarín fue otra muestra de que el Eibar no se amilana ni en un estadio abarrotado volcado con los verdiblancos ni ante un Betis que creyó lanzarse hacia el triunfo tras el gol de Sanabria en la primera mitad. Pero los armeros perseveraron, mantuvieron la fe hasta que lograron forzar un penalti de Feddal por claro agarrón a Ramis. Con Charles ausente por lesión, Orellana reclamó la responsabilidad de lanzarlo y el chileno propició un reconfortante empate en el 72.

La mejor trayectoria

Con el doblete firmado por el brasileño ante el Getafe, el Eibar volteó un marcador en contra por quinta vez en lo que va de campeonato y con ello propició que la escuadra azulgrana prolongara la que ya es su mejor racha de resultados. Desde que retornaran de Barcelona con una previsible derrota (3-0), los de Mendilibar han enlazado cinco partidos consecutivos sin perder, en los que han sumado nueve puntos gracias a los dos triunfos ante Espanyol y Girona, ambos por 3-0, y los tres empates mencionados ante Sevilla, Leganés y el último ante el Getafe.

El mismo VAR que en Sevilla les mató esta vez sirvió para que los eibarreses revivieran cuando ya parecían enterrados. Un penalti que en directo había pasado desapercibido para el árbitro propició una reacción aplaudida por la afición armera, que ve como un año más su equipo se está ganando el derecho a competir por sexta temporada consecutiva en Primera.

Más