Regresó dependiendo de sí mismo

Superó un partido que lo tenía controlado y que se le complicó al final de la primera e inicio de la segunda.

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

Una victoria realmente sufrida. De tenerlo todo a su favor a complicarse la vida hasta el extremo de generar dudas, se pasó de tener un horizonte con mucha luz a verse ensombrecido con nubarrones muy negros. Lo fundamental cuando quedan dos jornadas para conocerse el veredicto final es que el Eibar depende de sí mismo. A estas alturas de la tempo

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores