S.D. Eibar

Ramis apura sus opciones para llegar a tiempo a San Mamés

Ramis y el utillero Ibai Díez se ríen ante Mendilibar. / MORQUECHO
Ramis y el utillero Ibai Díez se ríen ante Mendilibar. / MORQUECHO

El mallorquín realizó parte del entrenamiento de ayer con el grupo, aunque aún no se ha decidido si podrá jugar

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

José Luis Mendilibar tiene la mirada puesta en el partido del sábado en San Mamés, mientras por el rabillo del ojo está pendiente de la evolución de Iván Ramis, su principal baluarte en la línea defensiva. Después de quedarse en el gimnasio en la sesión del martes, el mallorquín se incorporó ayer al trabajo de grupo, aunque tampoco completó todo el entrenamiento junto a ellos, por lo que a falta de otros dos días más de preparación, el tiempo se le echa encima.

El central balear ha superado por completo la contractura que le obligó a pedir el cambio en la segunda parte del choque ante el Sevilla hace casi dos semanas, pero dada su propensión a los problemas musculares, tanto el cuerpo técnico como el propio jugador saben que toda precaución es poca, y por eso han optado por reducir la intensidad de su trabajo.

En cualquier caso, el preparador armero no pierde la esperanza de poder contar con él de cara al derbi ante los rojiblancos, consciente de que su presencia confiere al Eibar un potencial defensivo que sin él disminuye de forma notable.

Y no se trata de una percepción personal sino de lo que revelan las propias estadísticas, que indican que con Ramis en el campo, el Eibar solo ha perdido dos partidos en lo que va de campeonato, mientras que esa cifra se eleva a cinco cuando no ha podido aportar su temple y su experiencia.

Habrá que esperar para clarificar si estará en condiciones de participar en La Catedral, puesto que la sesión prevista para hoy en Ipurua estará dedicada al gimnasio y a visionar vídeos propios y del rival. De modo que tan solo quedará el entrenamiento de mañana para ver si Mendilibar le incluye en la lista para algo más que para «hacer piña», como ocurrió el pasado viernes ante el Getafe.

El resto de los componentes del plantel, incluidos Dmitrovic y Pedro León, tienen la mano levantada para ofrecer sus servicios para este importante partido. El único que como siempre desde que arrancó no está ni en condiciones de entrenar es Jordi Calavera, que sigue aquejado de una rotura de fibras.