Quedan tres jornadas de una lucha al límite

El Eibar, que sigue teniendo margen de maniobra, no tuvo capacidad ante un Valladolid que vino convencido a ganar

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

Quedan tres finales, tres oportunidades para seguir creyendo. El camino hacia el ascenso directo será complicado, lo sabemos, de fácil nada. El Valladolid asaltó Ipurua, vino a ganar y lo consiguió, lo hizo con el absoluto convencimiento desde el primer minuto. El Valladolid era consciente de que era una final y fue valiente, el Eibar sabía qu

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Celebra con nosotros el sexto aniversario. Suscríbete 3 meses por 1€