LOBO ALTUNA

SD Eibar

Aún queda una bala en la recámara

La derrota del Eibar en Alcorcón, unida a la victoria del Valladolid y el empate del Almería, deja sin ascenso directo a los armeros, que tendrán que superar ahora dos eliminatorias para poder volver a Primera

Imanol Troyano
IMANOL TROYANO

No hay tiempo para la desilusión, aún queda trabajo por hacer. El inesperado tropiezo del Eibar este domingo en Santo Domingo ante el Alcorcón dejó helada a la afición armera desplazada hasta la ciudad del sur de Madrid. El gol de Zarfino en el minuto 91 enmudeció todo Eibar. El ascenso directo estaba en las manos, pero el destino quiso que el cuadro alfarero marcara en el tiempo de descuento privando a los visitantes de celebrar su regreso a la élite. La decepción es grande, pero no puede durar demasiado. Al Eibar aún le queda una bala en la recámara y no debe desaprovecharla.

Este domingo no hubo consuelo para los aficionados eibarreses; hoy lo que no hay es tiempo que perder. El Eibar afronta ahora el playoff de ascenso como tercer clasificado. Está a cuatro partidos de lograr ese ansiado anhelo que se esfumó este domingo en un visto y no visto. El Girona, sexto clasificado, será el primer rival del conjunto guipuzcoano en la primera ronda de la promoción. En la que se espera que no sea la última. Las Palmas y Tenerife, cuarto y quinto, respectivamente, serán los otros dos equipos que pelearán por subir a Primera en un derbi canario que promete ser apasionante.

La primera eliminatoria arranca ya. El jueves. Los armeros viajarán a Montilivi para medirse al cuadro catalán a partir de las 19.00 horas. La vuelta se jugará tan solo tres días después, por lo que no habrá mucho tiempo para descansar. El domingo a las 18.30 horas empezará el choque en Ipurua. Si el Eibar logra superar esta semifinal tendrá que afrontar la final a doble partido también contra el vencedor de la eliminatoria entre Las Palmas y Tenerife. Esa última ronda se celebrará el sábado 11 (ida) y domingo 19 (vuelta). El Eibar, al ser el mejor equipo clasificado en estos playoff, siempre jugará la vuelta en casa. Esto es, si consigue llegar a esa final luchará por ascender ante su público. Además, la escuadra eibarresa parte con otra ventaja en esta fase de promoción ya que en caso de empate tras la prórroga siempre pasará a la siguiente ronda debido a su condición de mejor clasificado en la liga regular. Es decir, nunca llegará a una tanda de penaltis.

Este formato de playoff lleva en funcionamiento desde la temporada 2010/11. Este sistema ha aportado más emoción a la competición ya que permite que más equipos estén involucrados hasta el final en la pelea por el ascenso, pero tiene un gran damnificado, el conjunto que termina la Liga en tercer lugar, en este caso, el Eibar.

Los eibarreses se medirán al Girona, sexto clasificado, y la otra eliminatoria enfrentará a Las Palmas y Tenerife

Los últimos precedentes de equipos clasificados en tercera posición no invitan al optimismo. En los últimos cinco años tan solo un equipo –el Getafe– logró ascender a Primera después de terminar la competición regular tras los dos primeros. Ocurrió en la temporada 16/17. Desde entonces, Zaragoza en dos ocasiones, Málaga y Leganés no han podido alcanzar el objetivo tras caer derrotados en los emparejamientos.

Se trata de la segunda ocasión en estas doce campañas de playoff en la que un equipo que comienza la última jornada en puestos de ascenso directo cae a la promoción. Al Girona le sucedió algo parecido a los armeros en el curso 14/15. Los catalanes iban segundos en la tabla y empataron contra el Lugo a uno, mientras que el Sporting venció al Betis y fueron los asturianos los que acabaron subiendo directamente. Los gerundenses acudieron a los playoff y fueron eliminados a las primeras de cambio. El Eibar no querrá que le suceda lo mismo. Queda una bala.