Al menos un punto para seguir invicto

Empezó bien y acabó luchando contra el reloj en el tramo final en el que Blanco Leschuk igualó. Los cambios fueron claves

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

El Eibar logró regresar con un punto en su primer partido a domicilio. La entrada de Blanco Leschuk fue providencial, salir y besar el santo. A falta de dos minutos para la conclusión del tiempo reglamentario el argentino remató de cabeza un saque de esquina lanzado por Aketxe. El Eibar sacó provechó a la inferioridad numérica del Villarreal

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores