S.D. Eibar

La próxima semana se instalará el 5 por ciento de la futura hierba artificial de Ipurua

Imagend el estado del estadio de Ipurua a mediados de septiembre. /Askasibar
Imagend el estado del estadio de Ipurua a mediados de septiembre. / Askasibar

El terreno de juego armero pasará a ser hibrido

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

El Eibar mima su césped, que el terreno de juego de Ipurua esté impoluto quiere el club armero que sea otra de sus señas de identidad. Los cambios habidos en el terreno entran dentro de las mejoras que se están llevando en el estadio armero. El próximo lunes comenzará la colocación de césped artificial, unos trabajos que se prolongarán por espacio de una semana y que se harán manteniendo los actuales tepes, instalados a primeros de septiembre. El parón que sufre LaLiga el fin de semana del 12 de octubre va a ser aprovechado para ejecutar esta labor que estaba prevista.

Con esta instalación, un 5 por ciento de la superficie total del campo será de hierba artificial. La introducción de esta modalidad de hierba servirá para reforzar la resistencia del césped ante las bajas temperaturas y favorecerá el tránsito del agua hasta la capa de drenaje.

Una de las características de este sistema de hierba artificial, que tiene una garantía de 8 años, es que permite realizar las labores de mantenimiento y reposición de la hierba natural sin que la artificial sea dañada. En próximos años la intención del club es retirar anualmente la capa vegetal y proceder al sembrado, que da más garantías. Este año se han instalado tepes porque el sembrado requiere entre 8 y 10 semanas de reposo, lo cual no ha sido posible este verano por las obras en el estadio.

El césped hibrido que se implanta en los estadios de futbol tiene dos variedades: la primera es que los rollos de tepe vienen del vivero preparados con la hierba artificial y natural enlazados mediante una malla geotextil; la segunda implica coser la hierba artificial directamente al terreno de juego. La diferencia entre ambas opciones radica en la mayor durabilidad del cosido, que además permite un mejor mantenimiento. El Eibar ha optado por la segunda opción por garantizar una mayor durabilidad, segúin anuncia la entidad armera.

Una de las principales ventajas del césped híbrido es que da cobertura al césped natural, reforzando la resistencia a la tracción superficial y favoreciendo que no se levante. Además, mejora notablemente el drenaje del campo. El césped híbrido endurece el campo y por ello es necesario realizar labores de pinchado del mismo periódicamente para conseguir los niveles de dureza deseados.