S.D. Eibar

La plantilla armera retoma el trabajo con fuerzas renovadas

Los parones ligueros suelen resultar inoportunos y molestos cuando ese obligado descanso llega en plena racha victoriosa. No es el caso del Eibar, que pese a que en su último partido en el Wanda evidenció una línea ascendente en su juego, necesitaba ganar tiempo para seguir ajustando mecanismos, recuperar a algunos jugadores que arrastraban molestias físicas y, como siempre dice José Luis Mendilibar, también para desconectar del fútbol.

Tras disfrutar de un fin de semana largo, sus jugadores regresaron ayer por la tarde al trabajo con las pilas cargadas para afrontar una intensa semana de preparación de cara al deseado estreno en Ipurua.