Pelé contra el mejor futbolista de Eibar

JESÚS GUTIÉRREZ | FUNDACIÓN SD EIBAR

El descubrimiento de Pelé como un jugador que haría historia en el fútbol mundial comenzó en el Campeonato del Mundo de Suecia de 1958, el brasileño tenía solamente diecisiete años. Ganaría aquel Mundial y también los del 62 en Chile y el 70 en México. Este último título fue la cumbre para el que, según muchos críticos, es el mejor equipo de la historia. Ese año 1970 todavía en muchas casas no había televisión, recuerdo que a mi casa llegó el verano de 1968, justo antes de los Juegos Olímpicos de México 68, y para un niño como yo supuso descubrir otra dimensión de las cosas, aunque en blanco y negro. En esa época apenas se retransmitían partidos por televisión, de hacerlo eran unos pocos de Primera División, la final de Copa del Generalísimo y los de la Selección de España, que casi en su totalidad eran los de competición oficial, porque amistosos de selecciones se jugaban pocos. En 1954 se retransmitió el primer partido de fútbol en España a modo de pruebas en un Real Madrid-Racing Santander, pero costaría años llegar a la situación actual. Ver por televisión a los mejores jugadores del mundo era muy complicado, y verlos en directo todavía más difícil. En esa situación el Santos de Pelé realizaba numerosos 'bolos' por España aprovechando el alto caché y fama de su extraordinario jugador, que jugó en España fundamentalmente en Torneos de verano y homenaje a grandes jugadores. Pelé jugó entre 1959 y 1974 en dieciséis ocasiones en España contra grandes figuras como Di Stéfano, Luis Suárez, Kubala, Cruyff... y en 1969 jugó contra José Eulogio Gárate en el Manzanares en el homenaje al colchonero Rivilla.

Antes del inicio del partido el homenajeado recibió multitud de regalos a lo largo de casi media hora y además el sujeto de interés fue el gran Pelé, que se fotografió con varios de los jugadores del Atlético de Madrid más destacados, y uno de ellos fue Gárate. Recuerdo que cuando yo era niño, en varios bares de Eibar estaban colgadas en las paredes una pequeña foto en la que aparecían juntos Pelé y Gárate, y en todos los casos José Eulogio había dedicado personalmente la imagen a cada bar, recuerdo la foto colocada en el Txoko y el Astelena entre otros. Aquella foto para los niños eibarreses era un orgullo, nuestro Gárate con el mejor jugador de la historia, el gran Pelé. El brasileño aquel 1969 estaba en plenitud con sus veintiocho años, y pese a que era el tercer partido del Santos en cinco días tras haber jugado en Yugoslavia en la primera parte se pusieron por delante tras marcar tres goles, aunque antes del descanso Luis Aragonés marcó de cabeza el gol del honor madrileño. Pelé no marcó ningún gol pero la extraordinaria jugada del segundo tanto fue obra suya y quedó en la memoria de los asistentes al partido. El problema de logística surgió en la segunda parte, ya que el eibarrés Gárate se lesionó a los 32 minutos y el entrenador de los madrileños, Marcel Domingo, intentó que volviera al césped el delantero Orozco, que ya había sido sustituido por Alberto en la primera parte. Pero los brasileños pensaron que una cosa es que fuese un amistoso y otra que se convirtiese en una cosa poco seria, así que se negaron al cambio. Siete minutos de discusiones y mientras tanto Gárate se mantuvo en el campo aunque lesionado, hasta que prevaleció la postura del Santos y el cambio 'singular' no se realizó. Así terminó el único enfrentamiento entre uno de los mejores jugadores de la historia y nuestro gran José Eulogio Gárate. No se volverían a encontrar en un campo de fútbol al no clasificarse España para los Mundiales de 1970 y 1974.