S.D. Eibar

Pedro León estará disponible en diez semanas

Pedro León, presionado por Diop y observado por Mendilibar durante un entrenamiento. / MIKEL ASKASIBAR
Pedro León, presionado por Diop y observado por Mendilibar durante un entrenamiento. / MIKEL ASKASIBAR

El extremo fue intervenido ayer con éxito en Murcia y Mendilibar le espera para febrero

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Pedro León soñaba con recuperar sensaciones en el partido amistoso que el Eibar disputó el jueves en Huesca para poder aspirar a jugar sus primeros minutos el sábado (13.00 horas) ante el Real Madrid en Ipurua. En lugar de eso, el murciano se recupera ya de la intervención quirúrgica a la que fue sometido ayer en Murcia y que según los doctores De Prado y Ripoll, los encargados de intentar solucionar su fascitis plantar en el pie izquierdo, requerirá un plazo de recuperación aproximado de dos meses y medio.

Otro duro golpe para el de Mula, que ya va por su cuarta operación en el último año y medio, pero que si se cumplen los mejores presagios podría estar de vuelta para mediados de febrero, más o menos hacia las mismas fechas en las que reapareció el año pasado tras recuperarse de la segunda intervención en su rodilla izquierda.

Fue precisamente esta misma fascia plantar la que le puso fin a la participación del murciano a tres jornadas del final de la pasada temporada y, tras cuatro meses de infructuoso tratamiento conservador, ayer por la mañana se puso en manos de los doctores De Prado y Ripoll, este último jefe de los servicios médicos del Almería.

Entre medias, Pedro León también ha tenido que superar una hernia discal que comenzó como una lumbalgia, y que también le obligó a pasar por el quirófano el pasado 28 de agosto, privándole de un estreno liguero que ya rozaba con los dedos.

Interminable odisea

Se prolonga así una odisea que comenzó a la conclusión de la campaña 2016-17, cuando el murciano decidió someterse a una intervención, a priori sencilla, para poner remedio a una molestias en la rodilla izquierda.

Las primeras voces de alarma sonaron al ver que el extremo no participaba en ninguno de los amistosos concertados durante la concentración del equipo en Austria, y los temores se vieron totalmente refrendados cuando meses después, en noviembre, tuvo que volver al quirófano para que el experto traumatólogo Mikel Sánchez le realizara una limpieza de la cicatriz que le quedó de la anterior operación y aprovechara para practicarle una regularización de una osteocondritis intercondílea.

Tres meses después, el extremo azulgrana reapareció el 24 de febrero de este mismo año al suplir a Iván Alejo en el minuto 60 del partido que el Eibar jugó y perdió (2-0) en Balaídos ante el Celta.

A partir de ese momento, actuó en otros once compromisos más, en diez de ellos como titular, hasta que el 5 de mayo las molestias en su pie izquierdo le obligaron a pedir el cambio y ser sustituido precisamente por Alejo. Ocurrió en el recordado choque ante el Girona en el que el pucelano acabó llorando en el banquillo de Montilivi.

El club le esperará pacientemente hasta que pueda reaparecer avanzado el mes de febrero, donde está marcado en rojo el derbi ante el Athletic en San Mamés el día 24. A partir de esa fecha le quedarían trece partidos más para ayudar al equipo con su innegable calidad.

Más

 

Fotos

Vídeos