Burgos, que sustituyó a Etxeita, gana un balón aéreo, en un partido en el que el Eibar tuvo que trabajar en defensa. / ÁLEX PINA

Oviedo 1-Eibar 1 Tejero y Yoel salvan los muebles

Tercero. Un golazo por la escuadra en la recta final y las paradas del meta rescatan un punto en Oviedo que permite al Eibar igualar a 43 en la tabla con el Valladolid

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ Eibar

Menos mal que el fútbol no siempre premia los méritos, porque si lo hiciera el Eibar no se habría vuelto de Oviedo con el punto que el cuadro azulgrana rescató gracias al trallazo que Tejero coló por la escuadra a cuatro minutos del final, pero también a las grandes paradas que Yoel realizó antes y después del empate. Tal y como dijo Ziganda, el equipo armero marca casi siempre, juegue bien o mal, como ocurrió ayer, y eso permitió que los de Garitano sumaran un punto que no les permite recuperar la segunda plaza que les arrebató el sábado el Valladolid, pero sí igualar los 43 que suman los pucelanos para quedarse a tres del Almería, al que rendirán visita el lunes 24, tras el fin de semana de parón liguero debido a la disputa de la Copa.

Habría sido un crimen volver de vacío del Carlos Tartiere, precisamente en una jornada en la que salvo por el triunfo del Valladolid, todos los demás rivales directos no habían pasado del empate en sus respectivos choques.

Pero, aunque el técnico puso en liza a su once de gala, con Fran Sol, Corpas, Expósito y Stoichkov al frente, ni ellos ni el resto dieron señales de vida hasta que pasó lo que tenía que pasar tras la incontenible salida del Oviedo.

Y si además, se tropieza de forma constante en la misma piedra, como ya viene ocurriendo de manera recurrente a la hora de defender los saques de esquina, el desenlace a la salida de uno de ellos resultó previsible. Es cierto que el que le costó al Eibar recibir el gol de David Costas antes de que se cumpliera el minuto 20 no se debió conceder, porque el balón no llegó a salir, pero eso no quita para que el central superara con facilidad la presión de Sergio y Arbilla y, tras mantenerse en el aire más tiempo que ellos, dibujara una parábola que se filtró por la escuadra.

1 Oviedo

Femenías; Carlos Isaac, David Costas, Dani Calvo, Cornud; Sangalli (Mangel, m. 69), Jimmy, Brugman (Lucas, m. 86), Viti (Jirka, m. 76); Obeng (Pombo, m. 69) y Borja Bastón (Joni Montiel, m. 86).

1 Eibar

Yoel; Tejero, Etxeita (Llorente, m. 57), Arbilla (Quique, m. 84), Toño; Javi Muñoz, Sergio; Corpas (Atienza, m. 57), Expósito, Stoichkov (Burgos, m. 57); y Fran Sol (Aketxe, m. 84).

  • Árbitro: Pulido Santana (Comité Canario). Amonestó a los locales Cornud (49') y a los visitantes Tejero (40'), Arbilla (52') y Javi Muñoz (92')

  • Goles: 1-0, M. 19: David Costas. 1-1, M. 87: Tejero.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la 23ª jornada de Liga Smartbank disputado en el Carlos Tartiere de Oviedo ante 7.614 espectadores.

Y ni eso sirvió para que los azulgranas, ayer de verdinegro, se armaran de fuerzas para salir en busca del empate, porque tuvieron que seguir pertrechados atrás para tratar de frenar a un equipo local al que no le costaba nada llegar al área visitante. Y si el panorama no se oscureció más fue porque Yoel estuvo providencial para despejar lo justo al larguero un disparo de Brugman que se envenenó tras pegar en un armero, y porque acto seguido el gallego también sacó bajo palos otro remate de Dani Calvo a la salida de otro córner.

Y aunque la única acción que se puede catalogar de peligrosa fue un disparo demasiado cruzado de Javi Muñoz en el minuto 41, Garitano sorprendió a propios y extraños primero al no realizar ningún cambio tras la primera peor primera mitad de su equipo, y más aún al decidir dar entrada a Burgos y Atienza, dos jugadores de marcado corte defensivo para prescindir de Etxeita y Corpas, mientras que su única apuesta ofensiva consistió en sustituir a Llorente por Stoichkov.

Y resultó que al final funcionó, ya que de tanto ir el cántaro a la fuente, al final Tejero lo rompió con un espectacular trallazo que coló por la escuadra desde fuera del área. Eso sí, aún fue necesaria otra gran parada de Yoel a disparo de Pombo para lograrlo.