AQUÍ LAS OPORTUNIDADES NO SE REGALAN

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

No hacía falta esperar a ver la convocatoria de Mendilibar para saber que Pere Milla y Pablo Hervías serían los dos únicos jugadores descartados por decisión técnica. Es más que probable que aunque no hubieran desaprovechado la oportunidad copera (en los dos partidos), también se habrían quedado fuera de la lista, porque es lo que les viene ocurriendo en las últimas citas y, en el caso del riojano, prácticamente desde que comenzó el campeonato.

No se lo deben tomar como un castigo, sino como un recordatorio de que ser jugador de Primera es un privilegio al alcance de no muchos, y que para serlo de verdad hay que exprimir al máximo todos los minutos que se les den, aunque sean pocos y en partidos amistosos. Un mensaje también trasladable a Sergio Álvarez, al que se le debe exigir bastante más que a los dos fidelizados, porque mientras que ellos están en su primer año en la prueba del salto de trampolín, el asturiano viene ya aprendido y con un coste muy elevado para el Eibar.

Tras la eliminación copera ya saben que han perdido el único tren que podían coger para no quedarse fuera de juego y ahora tendrá que ser el club el que valore cuál es la mejor opción tanto para el equipo armero como para los propios jugadores. La situación es especialmente controvertida para los dos jóvenes extremos, porque tras la llegada de De Blasis, la exitosa reconversión de Cucurella y una vez que Pedro León se recupere, no habrá forma humana de que tengan minutos a su disposición.

La competición no da un respiro y Mendilibar no puede regalar oportunidades. Sin embargo, sí premia al que ve que se deja todo lo que tiene dentro, y Marc Cucurella es un perfecto ejemplo de ello. El catalán llegó cuando ya se habían disputado las tres primeras jornadas y tardó otras tres en debutar ante el Espanyol, pero no volvió a ocupar una plaza en el once hasta que seis partidos después, el entrenador azulgrana le situó en el extremo para cubrir la baja por sanción de De Blasis. Ahí fue cuando el de Alella comenzó a sacar a relucir la proyección ofensiva que después le dio la opción de deslumbrar ante el Real Madrid y, en definitiva, a adueñarse del puesto. Aquí, el que da recibe.

 

Fotos

Vídeos