Liga Smartbank

Oportunidad para el Eibar y ahora o nunca para el Sanse

Los armeros pueden igualar al Almería ganándoles en su feudo mientras que los realistas necesitan los tres puntos en casa como el comer

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ SAN SEBASTIÁN.

Ha habido que esperar dos largas semanas para que el cartel que anuncia la final anticipada por el ascenso determine esta noche quién es el gallo más fuerte del revoloteado corral de Segunda. El Eibar llega con opciones reales de arrebatarle al Almería un liderato que hace solo unas semanas parecía estar fuera de alcance ante los nueve puntos de renta que los andaluces llegaron a tener.

Así como una victoria encumbraría a los armeros a lo más alto de la clasificación por primera vez en lo que va de curso, salir derrotado del terreno indálico le alejaría a seis puntos de los rojiblancos en una tercera plaza asediada por el Tenerife y la Ponferradina, que se quedarían a uno y dos puntos respectivamente.

Mientras que el Almería encara esta cita en su peor momento tras encadenar tres partidos seguidos sin ganar y una eliminación copera de por medio, el Eibar llega sin haber podido recobrar el segundo puesto tras el empate in extremis rascado en Oviedo (1-1) gracias a un golazo de Tejero. Vuelven los lesionados Venancio y Sielva, así como de Leschuk, que apunta a titular.

Salir a flote con los refuerzos

El Sanse, por su parte, tiene que empezar a ganar si quiere mantenerse con vida en Segunda División. Para que un filial se mantenga firme en la categoría de plata, siempre complicada por la entidad de los rivales, tiene que hacer de su casa un fortín y arañar puntos cuando juega lejos de su gente. Está ocurriendo justamente lo contrario. Han pasado seis meses desde la primera y única victoria del Sanse en Anoeta. Fue en agosto ante el Leganés. Es indispensable volver a sumar de tres para tener alguna mínima opción de salvación.

Sin embargo, no lo tendrá nada fácil puesto que recala en Donostia el Cartagena, un buen equipo con dinámica positiva pese a caer en la última jornada ante el Huesca por 0-3. Cómodo en la zona media de la tabla, tiene una plantilla de viejos rockeros como Rubén Castro, De Blasis o Alberto de la Bella, exrealista que visitará por primera vez Anoeta tras su salida. La insignia de oro y brillantes del club la dejará en su casa.

El Sanse, por su parte, afrontará el partido con tres caras nuevas. Veremos si Xabi Alonso se decanta por dar entrada a las nuevas incorporaciones, que ya debutaron en un amistoso ante el Calahorra la pasada semana. Jonathan Gomez y Clemente le dan más alternativas a la defensa de Xabi Alonso, que también ve cómo Álex Sola, recuperado de su lesión, empieza a ser uno más en la dinámica de grupo. Está por ver si el tolosarra también dispone de los potrillos convocados con el primer equipo Turrientes, Ayesa, Lobete y Djouahra, que se sentaron en el banquillo a la espera de la oportunidad de Imanol Alguacil. Con o sin ellos, el filial necesita los tres puntos como el comer. Sus sensaciones son francamente buenas en cuanto a juego, pero una vez los jugadores pisan tres cuartos de campo y tienen situaciones de gol, se les nubla la vista delante del portero. Todo lo contrario sus oponentes. Con muy poquito castigan a un Sanse que es muy endeble en defensa.