SD Eibar

El Eibar, obigado a seguir apretando los dientes

Joan Jordán y Cote, durante un entrenamiento. Ambos vuelven a estar disponibles. / ASKASIBAR
Joan Jordán y Cote, durante un entrenamiento. Ambos vuelven a estar disponibles. / ASKASIBAR

Tras sumar solo un punto de 12, la ventaja del Eibar sobre el descenso se ha reducido a seis puntos a falta de cuatro jornadas muy complicadas

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

El Eibar se las prometía muy felices después de que la victoria ante el Rayo Vallecano a principios de mes le otorgara 10 puntos de renta sobre el descenso. Todo el mundo le daba por virtualmente salvado a falta de los ocho últimos partidos que daban pavor cuando se dio a conocer el calendario, pero el inconformismo de los equipos situados en la zona baja y la incapacidad propia de los armeros para sumar más que un solitario punto de los últimos doce posibles le impiden dar por hecha aún la permanencia.

La situación no es en absoluto dramática, pero tras las tres derrotas cosechadas ante el Real Madrid (2-1), Atlético (0-1) y Huesca (2-0) y el empate sumado en Anoeta (1-1) la inquietud ha regresado al vestuario azulgrana, que no puede sentirse a salvo. La brecha que había logrado abrir sobre la zona de peligro se ha visto reducida a solo seis puntos, cuando le restan por jugar cuatro partidos tremendamente difíciles y con un plantel cada vez más mermado.

Y es que no le quedan precisamente cuatro compromisos que se puedan calificar de asequibles, porque este mismo domingo al mediodía le espera en Mestalla un Valencia que aspira a arrebatarle la clasificación de Champions al 'intruso' Getafe. En función de lo que ocurra en esta cita, los de Mendilibar podrán afrontar su siguiente duelo ante el Betis, el penúltimo en casa, previsto para el 5 de mayo (14.00h.) con más o menos sosiego.

Si se da el peor escenario y el Eibar prolonga su pésima racha de resultados de este mes de abril, los armeros podrían tener que jugarse los cuartos en el feudo del Villarreal en la penúltima jornada, o peor aún, frente al Barcelona en el duelo que cerrará el campeonato en Ipurua.

Y mientras la calculadora del Eibar está que echa humo, sus perseguidores echan el resto para evitar un descenso que aún no tiene candidatos definidos. Ni siquiera el colista Rayo, que juega hoy en Sevilla, se da por vencido pese a los seis puntos que le separan de la permanencia.

La cotización del Huesca también ha subido muchos enteros tras vencer al conjunto de Mendilibar, mientras que la del Girona de Eusebio se ha pegado un batacazo tras sufrir seis derrotas consecutivas.

Duelos directos

El Eibar es de lejos el mejor situado en esta carrera por la salvación, ya que además de contar con el golaveraje a favor con el conjunto gerundense y de los seis puntos de distancia mencionados, también le benefician los diferentes duelos directos que restan por solventar en la recta final. El Villarreal-Huesca del domingo puede clarificar o enredar aún más la tabla, al igual que el choque entre el Levante y el Rayo Vallecano de la siguiente jornada, la 36. Para la penúltima también se anuncian los apasionantes Girona-Levante y Rayo-Valladolid, donde pueden rodar muchas cabezas.

Aunque parece complicado que al menos tres de los equipos que le suceden en la clasificación alcancen los 40 puntos que tiene, le convendría sumar alguno más para lograr su tranquilidad definitiva.

No es habitual que un equipo que llegue a esa cifra pierda la categoría, pero el Villarreal puede dar fe de que eso es posible, porque los castellonenses bajaron a Segunda en la temporada 2011-12 con 41 puntos.