SD Eibar

Un nuevo reconvertido de Mendilibar

Sergio Álvarez conduce el balón en un entrenamiento en Atxabalpe junto a Sergi Enrich. / MIKEL ASKASIBAR
Sergio Álvarez conduce el balón en un entrenamiento en Atxabalpe junto a Sergi Enrich. / MIKEL ASKASIBAR

Sergio Álvarez se va amoldando a la posición de central, pese a que el Eibar lo fichó el verano pasado para cubrir la vacante de Dani García

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZEIBAR.

El Eibar ha conseguido asentarse en la máxima categoría a base de exprimir las mejores cualidades de jugadores que, en algunos casos, han terminado explotando en demarcaciones diferentes a las que fueron fichados. Esta es precisamente una de las características que está marcando el paso por el Eibar de José Luis Mendilibar, que puede presumir de que jugadores como Ander Capa, Rubén Peña o Marc Cucurella hayan triunfado en posiciones diversas a las que ocupaban cuando aterrizaron en Ipurua.

La necesidad obliga a agudizar el ingenio y, al igual que hizo en la recta final de la pasada campaña obligado por las lesiones, también está consiguiendo sacar un mayor rendimiento de Sergio Álvarez como central que cuando lo sitúa como pivote, la posición natural para la que fue fichado el pasado verano una vez que se consumó la marcha de Dani García al Athletic.

El Eibar realizó entonces una ambiciosa apuesta al comprarlo al Sporting de Gijón por cerca de cuatro millones de euros, pero ante la presencia de Joan Jordán en la medular, sus únicas opciones de mostrar sus condiciones como futbolista llegaron cuando las ausencias por lesión llevaron a Mendilibar a situarlo en el eje de la zaga, donde demostró ser un jugador perfectamente válido para el conjunto armero y, en consecuencia, para Primera.

Tras la marcha de Jordán al Sevilla, el asturiano parecía contar con muchos de los boletos para hacerse con la manija del equipo, pero tras la fallida primera prueba en Mallorca, el técnico decidió retrasar su posición a la de central en El Sadar, donde cuajó uno de sus mejores partidos como azulgrana. Un hecho que invita a pensar en que el avilesino se puede convertir en otra de las exitosas reconversiones del de Zaldibar. Mientras tenga hueco en el equipo, Sergio Álvarez está dispuesto a jugar en la posición que quiera el técnico. «Me voy amoldando a una posición que era desconocida para mí», admite el futbolista, quien sin embargo asegura que «me ha servido de evolución para mejorar unas características que no había fomentado. Todo lo que sirva de aprendizaje y que pueda ayudar al equipo a competir, bienvenido sea», declaró ayer al término de la segunda sesión preparatoria de cara al choque del domingo (19.00 h.) en el Wanda ante el Atlético.

Dar con la mejor versión

En este sentido, el jugador armero asegura que, pese al renqueante inicio que ha experimentado la escuadra armera, están «trabajando duro» para dar «su mejor versión» en los partidos venideros, empezando por el del estadio colchonero.

El asturiano, que ha sido titular en los dos partidos disputados (en uno como mediocentro y en otro como defensa central), confía en que el esfuerzo diario sirva para que, más pronto que tarde, «podamos ver las señas de identidad que caracterizan a este Eibar de Mendilibar».

Admite que aún no están plasmando el definido estilo de juego de Mendilibar. «Una de nuestras señas de identidad es robar muy alto en campo contrario, ganar muchas segundas jugadas en campo contrario y pasar la mayor parte del partido en campo rival. Tenemos que mejorar eso, ajustar esas cosas, pero con tiempo y paciencia volveremos a ser un equipo duro y difícil de batir». Con tiempo y paciencia está convencido de que lo conseguirán. «Tenemos que lograr que los que han venido se incorporen lo más rápido posible para que entre todos podamos luchar por alcanzar el objetivo».

Más