Diario Vasco

vídeo

Xavi marca el primero para el FC Barcelona. / EFE/Toni Albir

s.d. eibar

El Eibar pierde pero da una lección de seriedad defensiva

  • Los de Gaizka Garitano aguantaron prácticamente una hora con la portería a cero. La entrada de Iniesta al terreno de juego fue clave.

El Eibar una jornada más mostró su carácter, su bravura y especialmente su seriedad defensiva. El resultado puede engañar, porque la verdad es que Gaizka Garitano ha dado toda una lección táctica. El orden que ha mantenido el equipo durante una hora de juego ha sido de aplaudir.

Tan solo la salida de Andrés Iniesta ha desbaratado ese ajuste defensivo. El manchego ha salido y ha logrado abrir el juego, y encontrar esos huecos que antes no encontraban por ningún lugar los atacantes blaugranas.

El Barcelona salía de inicio con todas sus principales estrellas, sin dar descanso a Messi. Bravo; Alves, Piqué, Mathieu, Alba; S.Roberto, Mascherano, Xavi; Pedro, Messi y Neymar era la alineación que elegía Luis Enrique.

Garitano por su parte hacía varios cambios en su once inicial, dejando fuera a Raúl Navas y no jugaba con un delantero puro. Irureta; Bóveda, Albentosa, Ekiza, Lillo; D.García, Errasti; Abraham, Capa, Lara y Saúl Berjón.

Durante los primeros minutos se vio a un FC Barcelona con su clásico juego de toque, y un Eibar encerrado atrás aguantando las embestidas del conjunto catalán, y defendiendo con mucha seriedad.

El Barcelona seguía buscando algún hueco en la defensa armera, pero los de Gaizka Garitano no tenían ningún desliz atrás, y cuando lo tenían ahí se encontraba Dani García que cortaba a la perfección una contra tras otras del Barcelona, haciendo por ejemplo una formidable entrada sobre Dani Alves. Y es que en cuanto un jugador blaugrana driblaba a uno del Eibar, salía otro rápidamente al corte para recuperar el balón.

En el 19 cerca estuvo Leo Messi de encontrar un hueco en el área rival, pero varios defensas del Eibar le acorralaron. No pasó ni un minuto y una sensacional pared entre Alves y Messi dejaba al astro argentino solo delante de Irureta, pero el de Ondarroa sacaba el balón con su pierna derecha en el uno contra uno cuando Messi intentaba buscar el caño.

Los minutos pasaban y el Barça cada vez encerraba más a los de Garitano, que ponían un auténtico muro en el área. Al Eibar les era prácticamente imposible pasar del centro del campo.

En el 24 nuevamente Messi lo intentaba desde la línea del área pero su disparo se iba fuera, cerca del palo. El Barcelona seguía monopolizando la pelota con una posesión del 84%, y el Eibar tácticamente estaba defendiendo a la perfección.

Las escasas veces en la que los guipuzcoanos pasaban del centro del campo y lograban llegar a la meta defendida por Claudio Bravo, se replegaban rápidamente para volver a defender manteniendo esa línea de cinco que tan incómoda se les estaba haciendo al ataque blaugrana.

En el 35 Messi centró un balón desde el borde del área al que apunto estuvo de llegar Xavi Hernández, pero el balón terminó marchándose fuera del terreno de juego. Otra de las estrellas, Neymar, no le terminaban de salir las cosas, y cada vez se le veía más desesperado, haciendo inoportunas entradas y gestos.

En el 40 Ander Capa tuvo la ocasión soñada por cualquier jugador del Eibar. Le llegaba el balón, driblaba a la perfección a Claudio Bravo y cuando solo le faltaba apuntar bien su disparo a portería vacía, su lanzamiento se marchaba fuera por centímetros. El sueño se convertía en pesadilla para el de Portugalete, al que los nervios le jugaron una mala pasada.

A dos minutos de llegar al descanso Saúl Berjón se quedaba completamente solo ante el meta chileno, pero tampoco estuvo acertado en el uno contra uno y el balón golpeaba en Bravo y se alejaba de la portería.

Se llegaba al descanso con la moral por las nubes, los de Gaizka Garitano no solo llegaban a los 45 minutos con la portería a cero y defendiendo a la perfección, sino que además dos de las mejores ocasiones del encuentro habían sido para ellos.

La salida de Iniesta ha sido clave

La segunda mitad comenzaba con las mismas sensaciones, el Barça tocando y tocando buscando en los últimos metros a Messi, especialmente por la banda derecha de Dani Alves, y el Eibar defendiendo con esa seriedad que le caracteriza a los de Garitano.

En el 54 Andrés Iniesta salía al campo en sustitución de Sergi Roberto, que se iba tocado tras un encontronazo. Esa iba a ser una de las claves del encuentro. El manchego se convertiría en la pieza fundamental para abrir el juego y que el Barcelona encontrase por fin los huecos en ataque que tanto necesitaban.

Pero Irureta no estaba por la labor de encajar ningún gol, y seguía demostrando con sus intervenciones porqué ha sido nominado cómo mejor portero de la pasada campaña en la liga Adelante. Se mostraba seguro en los uno contra uno, y agresivo en las salidas.

Pero todos los esfuerzos del Eibar se iban al traste cuando en el 60 una nueva genialidad de Messi dejaba a Xavi Hernández ante Xabi Irureta, que picaba el balón y adelantaba a los de Luis Enrique.

A partir de ahí el conjunto blaugrana se encontró más cómodo en el terreno de juego, con un Eibar que no le bastaba con defender sino que tenía que arriesgar algo más si quería hacer historia y puntuar en el Nou Camp.

Messi también se sentía más cómodo, sobre todo con un jugador como Andrés Iniesta en el campo, y nuevamente en el 65 tuvo la oportunidad de marcar. Pero el Eibar no se rendía y el italiano Piovaccari, que había entrado al terreno de juego sustituyendo a Javi Lara, se plantaba en el área blaugrana prácticamente solo. El transalpino estuvo muy lento de cara a portería y no creó excesivo peligro.

Sin embargo, en el 72 se iban a ir todas las esperanzas al traste. Un perfecto centro de Dani Alves lo atrapa Neymar que de volea encañona al guardameta armero, que nada puede hacer por evitar el segundo. Ahí terminaba definitivamente el encuentro. El Eibar se venía abajo psicológicamente.

Así, dos minutos después Messi conectaba una perfecta pared con Neymar y perforaba con un perfecto zurdazo la meta defendida por Irureta.

En el 91 Claudio Bravo muy cerca estuvo de encajar su primer gol en liga cuando Albentosa enganchó un cabezazo en un saque de esquina, pero el balón se marchó rozando el poste.

Se llegaba al final prácticamente como había empezado, con un cabezazo de Messi que despeja el gato de Ondarroa.

El Eibar caía ante el Barcelona pero dando unas geniales sensaciones, los de Garitano deben marcharse de la ciudad condal con la cabeza bien alta tras el gran partido disputado. Todo un ejemplo de bravura y pundonor.