SD Eibar

«Se tiene que notar que somos un poco gallos»

Albistegi, Artetxe, Larrañaga, Mutiloa y De los Toyos posan ante el estadio de Ipurua./FERNANDO GÓMEZ
Albistegi, Artetxe, Larrañaga, Mutiloa y De los Toyos posan ante el estadio de Ipurua. / FERNANDO GÓMEZ

El alcalde, dos exdirectivos, un exjugador y una socia analizan el resurgir del club antes del derbi

JAVIER ORTIZ DE LAZCANOEIBAR.

Hoy es un día marcado con una equis en la localidad armera porque un Eibar-Athletic es un partido de los grandes. Este derbi llega cuando el club pasa por uno de momentos más gloriosos en sus 78 años de historia. El equipo azulgrana conquistó el cielo en mayo de 2014 con su ascenso a Primera, en donde se mantiene desde entonces. Y «Cuando subimos a Segunda (1987) decían que era para un año y estuvimos 18 seguidos». Marga Larrañaga es socia de la peña del Athletic Txinbera de Eibar, pero advierte que «soy más del Eibar que del Athletic, pero muchísimo más». Esta mujer nacida al lado del campo de Ipurua y suegra de Joseba Etxeberria aplicó la lógica de lo sucedido con Segunda A cuando el equipo azulgrana llegó a Primera. «Pensé 'ahora también vamos a estar unos cuantos años'».

El Eibar fue considerado por muchos un club efímero en la máxima categoría. De hecho, en la primera campaña cayó de vuelta hacia Segunda A, pero los problemas fiscales del Elche descendieron a los alicantinos y convirtieron a los de Ipurua en el único club que ha esquivado un descenso deportivo de Primera en los despachos. «Luego se vivió uno de los momentos más tristes de la historia del Eibar, lo sucedido a costa de la continuidad o no de Gaizka Garitano. La institución no se merecía aquel enfrentamiento público», evoca contundente Patxi Mutiloa, vicepresidente en el ascenso a Segunda A de 1987 y director de Deportes del Gobierno vasco de Patxi López.

El Eibar se subió a la ola de los derechos televisivos y comenzó a demostrar desde ese momento su gran capacidad de resistencia, una cualidad que le permitió con sus 27.134 habitantes ser el club de menos población en sus tiempos de Segunda A y desde luego repetir en Primera.

«El Eibar genera mucho orgullo en una ciudad en la que somos un poco gallos» Miguel de los Toyos, Alcalde

«Una de las cosas buenas que tenemos es que si las cosas van mal el público es respetuoso» Germán Albistegi, Exconsejero

«La relación de Eibar era antes mucho más intensa con Bilbao que con San Sebastián» Marga Larrañaga, Socia

«Cuando subimos a Segunda A también pensaban que era por un año y estuvimos 18» Patxi Mutiloa, Exdirectivo

«No vamos a estar tan arriba como el pasado año, pero hay siete con más opciones de bajar» Óscar Artetxe, Exjugador

Óscar Artetxe jugó 11 años en el Eibar en Segunda A, entre 1990 y 2001. No eran tiempos en los que un jugador se hacía millonario con la camiseta azulgrana. Hoy trabaja en una empresa del sector metalúrgico. «El descenso del primer año nos lo tomamos con resignación. Era lo que esperábamos».

«Tenemos recursos»

Xabi Alonso, que fue su pareja en el centro del campo durante los meses que estuvo cedido en el Eibar en el año 2000, le llamaba 'Maixu'. Artetxe dicta su sentencia sobre lo que le espera esta campaña a la tropa de José Luis Mendilibar. «Hay media docena de equipos con más opciones que nosotros para bajar».

Germán Albistegi entró como consejero en Segunda B y lo dejó el pasado verano, cuando perdió las elecciones con Amaia Gorostiza por la presidencia del club. «Cuando subimos, éramos el candidato número uno para bajar. Hoy me salen siete equipos más favoritos que nosotros para descender. Podemos estar diez años en Primera. Tenemos recursos y un público que si las cosas van mal es respetuoso y no silba», dice este profesor en Mondragón Unibertsitatea. Los demás asienten.

Lo hace también el alcalde, el socialista Miguel de los Toyos. El club de fútbol da un nuevo motivo de satisfacción para una ciudadanía que siempre ha tenido el orgullo de haberse enfrentado a una endiablada orografía para levantar una ciudad de gran influencia. «El Eibar nos genera más sentimiento de pertenencia a una gente que somos un poco gallos. Es un magnífico embajador y eleva nuestro estado de ánimo. La ciudad está feliz cuando hay partidos. Son unos pequeños Sanjuanes».

Su Ayuntamiento tiene un presupuesto consolidado de 38 millones. El club presenta la próxima semana a su junta de accionistas uno de 52 millones. Es, junto al Villarreal, el único club con más gastos que su consistorio. Equipos como el Eibar son el mejor símbolo del cambio aportado por el maná televisivo. El azulgrana recibe el 90% de sus ingresos de los derechos de retransmisión. Las taquillas y los socios sólo suponen un 3,5%, 1,4 millones, con lo que no da para pagar la ficha en bruto de dos de sus jugadores buenos.

Muchos de la Real

Eibar ha sido toda la vida primera línea de frente entre el Athletic y la Real Sociedad. «Mucha gente se hizo de la Real cuando ganaron las Ligas. Antes no había discusión de que el Athletic tenía más seguidores», evoca Marga Larrañaga.

Mutiloa evoca que a Eibar siempre le fue bien bajo la influencia bilbaína, muy superior a la donostiarra hasta que la autopista hizo más sencillo el viaje a la capital, hasta entonces de dos horas. «La relación de Eibar era más intensa con Bilbao. Lo era desde el punto de vista industrial, académico, de ir al médico, los jueves venían empresarios bilbaínos a las sesiones del frontón Astelena... Hasta la ideología dominante en la ciudad durante muchos años, el socialismo, llegó de allí».

Eibar recibirá hoy al Athletic en una jornada que otra vez volverá a ser intensa. «Las nuevas generaciones se van haciendo del Eibar y ese es un poso que quedará para el club». Artetxe ha reparado en un detalle que le saca de sus casillas, el de los irreductibles. «Hay gente que va a partidos del Eibar con la camiseta azulgrana, pero que se ponen las del Athletic o la Real cuando llegan esos equipos».

 

Fotos

Vídeos