SD Eibar

Un necesario 'overbooking' en el eje de la zaga armera

Ramis defiende a Messi. /EFE
Ramis defiende a Messi. / EFE

El Eibar tiene ya seis centrales en cartera ante los numerosos problemas provocados por las lesiones

LETIZIA GÓMEZ

Si algo ha podido comprobar el Eibar en la recién concluida campaña es que se ha quedado corto de efectivos en el eje central de su zaga debido a que tres de los cuatro centrales han sufrido lesiones importantes que les han dejado fuera de juego durante una larga fase de la temporada. Por eso mismo, tanto el cuerpo técnico como la dirección deportiva del club han entendido que es conveniente reforzar de forma especial esa zona de cara al próximo ejercicio, y más teniendo en cuenta que esos tres mismos efectivos continúan formando parte de la plantilla.

Así, tras ejercer la compra obligatoria de Pedro Bigas a la UD Las Palmas tras la finalización de su cesión y la esperada renovación de Iván Ramis, el centro de la defensa azulgrana se ha convertido en la línea más poblada del equipo, ya que además de los dos mallorquines, Mendilibar también seguirá teniendo bajo su cargo a Paulo Oliveira y Anaitz Arbilla, mientras se dispone a recibir de nuevo a José Antonio Martínez, que regresará de su periodo de préstamo en el Granada, y al argentino del Alcorcón Esteban Burgos, un fichaje que el club armero ya cerró hace varios días y que se anunciará de manera oficial en las próximas fechas, una vez concluida la Liga en Segunda.

En principio, la idea es que el de Zaldibar disponga de cinco centrales específicos en previsión de que las lesiones musculares, a las que jugadores como Ramis o Bigas son tan propensos, puedan hacer acto de presencia en más de una ocasión. Además, también se prevé que Anaitz Arbilla pase a figurar en la terna de laterales, ya que aunque lleva dos temporadas consecutivas actuando como central, su posición original se escora más hacia los flancos. Todo dependerá también del nivel de forma con el que llegue en pretemporada tras la operación del tendón rotuliano izquierdo a la que fue sometido en Suecia el pasado 27 de marzo.

También está por determinar si José Antonio Martínez, que ha sido uno de los defensas más destacados de Segunda y uno de los grandes artífices del flamante ascenso del Granada, consigue hacerse esta vez con el hueco en el plantel azulgrana que no se le reservó el pasado verano. Vuelve con una impresionante tarjeta de presentación, ya que ha sido insustituible en el equipo menos goleado de la categoría de plata, con solo 28 goles recibidos en los 42 partidos del campeonato.

La principal competencia le llega precisamente de un jugador que también se ha convertido en un baluarte en otro equipo de Segunda, el Alcorcón. Esteban Burgos no solo se ha hecho con los galones en la zaga alfarera, sino que además ha acabado siendo el segundo máximo goleador del equipo amarillo con seis goles.

Posible salida

Tampoco es descartable que se pueda producir aún cambio más en esta línea. Dado que Arbilla, Bigas y Ramis están recién renovados, las miradas se centrarían en Paulo Oliveira, curiosamente el que más partidos y más minutos ha acumulado esta temporada, pero que sigue sin despuntar como esperaba el club cuando abonó cerca de cuatro millones al Sporting de Portugal hace dos años para suplir la marcha de Florian Lejeune. Le quedan aún otros dos de contrato por cumplir hasta el 2021, pero el Eibar no dejaría escapar la oportunidad de traspasarlo en caso de que llegara una buena oferta. Cartel no le falta, aunque no hay que olvidar que la entidad portuguesa se reservó el 30% de una futura venta.

Todavía queda mucho verano y mucho mercado abierto por delante para terminar de dar forma a los planes que baraja el club.