SD Eibar

Messi guarda fuerzas para el Eibar

Entrenamiento del Eibar en Atxabalpe/ MORQUECHO
Entrenamiento del Eibar en Atxabalpe / MORQUECHO

El argentino, que ha anotado 12 tantos ante el conjunto armero, descansó en Copa para buscar su gol número 400 en LaLiga

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

El Eibar busca el antídoto para neutralizar el veneno que Lionel Messi tiene por costumbre inocularle cada vez que se ven las caras. El conjunto armero se ha convertido en una de las víctimas favoritas del astro argentino, que acumula ya 12 dianas en seis de los siete partidos en los que ha jugado frente a los eibarreses. Así, en solo cuatro temporadas el equipo guipuzcoano ha entrado a engrosar en la extensa lista de equipos a los que el de Rosario ha endosado más de una decena de goles.

Y todo apunta a que el ariete blaugrana tiene la firme intención de seguir engordando sus estadísticas. De hecho, ha preferido no malgastar fuerzas en la Copa para centrar todas sus energías en intentar lograr el domingo el que sería su gol número 400 en Liga, y convertirse así en el primer jugador en alcanzar esa cifra en una de las cinco grandes competiciones domésticas de Europa.

En el Eibar se preparan, por tanto, para ver la versión más ambiciosa de la pulga, que además está en plena racha de acierto. Como era de esperar, lidera la lista de goleadores con 16 tantos, cinco de ellos en los tres últimos partidos.

El delantero de Rosario le ha metido siete goles en el Camp Nou y otros cinco en Ipurua

Pero es que además, de los 21 partidos que suma entre Liga y Champions, solo ha dejado de marcar en ocho ocasiones, cinco de ellas en competición liguera. Lleva dos tripletes, uno en la fase de grupos de la Champions ante el PSV y el otro hace tres jornadas frente al Levante, en el que el Barcelona se impuso por 5-0. Y ya es sabido que siempre se luce ante el Eibar, ya sea en el Camp Nou, donde le ha marcado siete goles, como en Ipurua, donde le hemos visto apuntarse cinco.

Messi comenzó a convertirse en la bestia negra de los azulgranas desde el mismo año del debut del Eibar en Primera. Él fue el encargado de cerrar la primera goleada (3-0) sufrida ante los culés el 18 de octubre del 2014 después de que Xavi Hernández y Neymar abrieran el camino de la plácida victoria, y solo unos meses después, el 14 de marzo, rubricó los dos tantos, el primero de penalti, que propiciaron la primera victoria del Barcelona en Ipurua.

Solo ha faltado una vez

En la siguiente temporada se produjo la única ausencia del rosarino en los ocho duelos que se ha producido entre el Eibar y el Barcelona hasta la fecha. Faltó a la visita que realizó el cuadro armero al feudo blaugrana el 25 de octubre del 2015 debido a que un mes antes había sufrido una rotura en el ligamento colateral interno de la rodilla izquierda en un partido ante el Las Palmas, pero apenas se le echó en falta porque Luis Suárez se apuntó el triplete del 3-1 final.

Más