SD Eibar

Mendilibar: «Rota la maldición, espero seguir otros cuatro años más»

Mendilibar
Mendilibar seguirá en el Eibar. / Askasibar

Mendilibar se muestra satisfecho por una renovación que, pese a dilatarse «ha sido fácil, hemos hablado dos o tres veces y ya está»

LETIZIA GÓMEZ

José Luis MendilibaR se enfundó el traje de las ocasiones especiales para firmar su quinta renovación, presentada como siempre por Amaia Gorostiza y Fran Garagarza, los otros dos artífices de que la foto se repita año tras año. La presidenta solo quiso intervenir para manifestar su felicidad «en una jornada especial para el club», que bajo la batuta del de Zaldibar afrontará una nueva campaña «con ilusión y optimismo y con el objetivo de prolongar este sueño».

Acto seguido, fue el técnico el que tomó la palabra para primero «agradecer un año más a Amaia Gorostiza y a la dirección deportiva encabezada por Fran Garagarza», pero también para aclarar que este año tenía más clara que nunca su continuidad, solo por una temporada porque «si va bien, no hay nada que cambiar en esa política, no hay nada que mover, ni hablar en exceso en este sentido». Pese a que el anuncio se ha dilatado en el tiempo, asegura que ha sido muy fácil llegar al apretón de manos. «Aunque parece que he tardado más, no ha sido difícil. Hemos hablado dos o tres veces. No he especulado, hemos ido de cara todas las partes y las relaciones son fluidas, así que me tenéis que aguantar un año más», dijo dirigiéndose a los periodistas que poblaban la sala de prensa de Ipurua.

Echó la vista atrás para recordar que «cuando llegamos aquí no se sabía si el equipo iba a jugar en Primera o Segunda», porque el Eibar estaba a la espera de la sentencia de la Audiencia Nacional en su contencioso con el Elche. «Firmamos sin saberlo y ya vamos cuatro años para cinco. Quizás alguien pensará que no tengo ambición, pero para mí estar aquí es bueno y que todo salga bien aún mejor».

Aquí es donde más tiempo ha permanecido, donde más «tranquilidad me han transmitido» y donde «hay un gran ambiente de trabajo». Por eso, no dudó en afirmar «que si las cosas salen bien siempre nos pondremos de acuerdo para seguir. En otros equipos salió mal y aquí he roto la maldición. Ahora es como empezar de cero y a ver si llegamos a superar otros cuatro».

Trabajar feliz, la clave

Tiene la fortuna de decir que «he estado bien en muchos sitios», pero cree que «tú eres el que te tienes que ganar que te dejen hacer». Aquí lo ha conseguido, aunque sabe que «si no te vas, tarde o temprano te echan», pero añade que «espero aguantar el quinto. La valoración que hago de estar en el Eibar es que nos hemos ganado el respeto, pero no podemos dormirnos en los laureles».

Ha logrado crear un bloque del que se siente orgulloso. «Hacer muchos fichajes no significa que el proyecto vaya a ser mejor. Ha sido la temporada en la que mejor hemos jugado al fútbol y, sin embargo, hemos quedado peor que en la pasada campaña». En su opinión «ese buen fútbol viene de haber mantenido a muchos jugadores y que se conozcan más. Creo que la gente está feliz y eso se refleja en el campo».

Y también se plasma en la continuidad de muchos de sus bastiones, lo que significa que «se sienten bien aquí» y eso también le ayuda en su decisión de seguir. «Si viese que hay división, que no comulgan con nuestra forma de trabajar, igual me lo pensaría más. Tratamos de que los jugadores vengan contentos a trabajar y que se lo pasen bien entrenando».

Se niega a poner metas más allá de lograr la permanencia, porque lograrla ya es todo un éxito para él y para el club. «En el bombo hay unos 12-14 equipos que tendrán que luchar por no bajar y el Eibar está en esa terna. Eso no quiere decir que vayamos a estar abajo». Insiste en que «nuestro objetivo es claro, mantenernos, y eso para nosotros es como que el Barça o el Madrid ganen la Champions y no siempre lo consiguen. Estoy bien, a gusto, con objetivos claros, que además de librar son competir y entrenar cada día como titanes».

Sin prisa, pero sin pausa

No tiene prisa por completar un plantel que está diseñado a su medida. «Siempre hay que estar ojo avizor, tratando de mejorar lo que tenemos. Siempre va a haber cambios, por mucho que se hagan bien las cosas. No hay prisa por completar la plantilla. Tenemos que trabajar sin parar, pero sin precipitaciones. Es importante reforzar la confianza de la gente que está. Es mi quinto año, pero también el quinto de varios jugadores. Lo bueno es que los que vienen nuevos se adaptan muy rápido».

Tras cuatro años viniendo a diario a Ipurua se hace difícil imaginarse a un Eibar sin Mendilibar, pero él no se siente imprescindible porque entiende que «el club se ha asentado en Primera y creo que otro también podría hacerlo bien. Si se siguen haciendo las cosas igual espero que haya Eibar para mucho tiempo».

Es el segundo técnico que más tiempo lleva al frente de un mismo equipo, solo por detrás del Cholo Simeone y no es causalidad. «Si estás a gusto es difícil irte. Si te echan te tienes que ir». Cuando se va de frente, siempre es más fácil entenderse y que la relación sea estable y duradera. «Aunque las conversaciones se han alargado la primera idea era quedarnos. Siempre que ha habido cosas de otros lados, el club ha sido el primero en saberlo. No he escondido nada, porque yendo de cara no hay problemas».

«Es el mejor fichaje, porque es el líder», dice Garagarza

Una de las labores más importantes a las que se enfrenta Fran Garagarza al término de cada campaña es precisamente convencer a José Luis Mendilibar para que siga siendo el entrenador que a su juicio necesita el Eibar. Por eso, cumplida una vez más su misión, el director deportivo del Eibar pronunció de nuevo la frase que se repite como un mantra cada año por estas mismas fechas. «Es sin duda el mejor fichaje, porque es el líder de la plantilla», dijo con rotundidad.

Entiende la inquietud por la tardanza del anuncio, pero insiste en que no ha habido dificultades para llegar a un acuerdo, porque existe una gran sintonía. «Es una noticia muy importante que él y el cuerpo técnico sigan un año más. Ha habido mucha calma a lo largo de la campaña y la trayectoria ha sido buena. La firma se ha dilatado, pero es porque tampoco hemos estado todo el tiempo hablando. Se ha hecho cuando tocaba».

No había un plan B porque no hacía falta. «La mejor y única opción del Eibar era que él continuara. Renovarle era la primera opción desde el minuto uno y es de agradecer que siga aquí».

El respeto y el cariño que sus jugadores muestran hacia él indica lo importante que es para el equipo y, en consecuencia, para el club. «Después de todo ese tiempo que los jugadores sigan hablando tan bien de él y que continúen aquí por él es de un valor incalculable. Al margen de sus números y de su rendimiento, que haya conseguido que el Eibar lleve ya cinco años en Primera es para enmarcar».

El plan de futuro es «continuar con el proyecto, el estilo y la idea de juego, porque vemos claramente que la continuidad nos da mucho éxito. El que está en el día a día es él y el proyecto se hará en función de lo que necesite».

También está pendiente su renovación, pero como era de prever, contestó que «Mendi es el protagonista. Es su día, el del Eibar también, pero sobre todo el suyo».