Lobato rescinde su contrato después de ser presentado como jugador fidelizado hasta 2022

Rubén Lobato, en Atxabalpe. / MIKEL ASKASIBAR
Rubén Lobato, en Atxabalpe. / MIKEL ASKASIBAR

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCOSAN SEBASTIÁN.

El Eibar y Rubén Lobato llegaron ayer a un acuerdo para la rescisión del contrato que unía a ambas partes hasta junio de 2022.

Rubén Lobato (Madrid, 1994) fue fichado a principios del verano como jugador fidelizado, procedente del filial del Real Oviedo. Pese a la rescisión del contrato, Lobato ha realizado la pretemporada completa con el primer equipo a las órdenes de José Luis Mendilibar.

En las conversaciones mantenidas entre club y jugador, ambas partes llegaron a la conclusión de que la rescisión del contrato era la mejor salida para el futbolista madrileño.

Desde el club armero quisieron agradecer a Rubén Lobato su profesionalidad y dedicación durante su estancia en el equipo, deseándole toda la suerte en el futuro. En las próximas horas podría anunciarse su fichaje por un club de Segunda B. El Burgos, club en el que se encuentra el exrealista Carlos Martínez, ya demostró hace unas semanas su interés por hacerse con los servicios del joven lateral zurdo.