Un niño mira la tienda del Eibar llena de bufandas de apoyo. / ASKASIBAR

Segunda División

Llegó el día decisivo para que el Eibar roce la gloria

Una victoria en la esperada gran final ante el Valladolid situaría al equipo de Gaizka Garitano al borde del ascenso directo

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

Ya está aquí. Ya llegó el día más decisivo de la temporada para el Eibar, que tiene ante sí una ocasión inmejorable para desplegar sus alas y volar rumbo al cielo sin que nadie pueda impedírselo. Es el propio Valladolid, el escollo a superar en esta esperada gran final en las alturas, el que le ha puesto en bandeja de plata la oportunidad de quedarse al borde del ascenso directo, puesto que un triunfo armero aumentaría a ocho la renta sobre los pucelanos con solo nueve más por disputar. La gloria está ahí, al alcance de la mano, y el equipo y la afición azulgrana se han unido más que nunca para convertir de nuevo Ipurua en el escenario en el que los sueños se hacen realidad.

Ni los más optimistas habrían imaginado un contexto tan positivo ante una cita que se preveía afrontar con las espadas en todo lo alto. Pero la sorprendente derrota sufrida por los blanquivioletas el lunes en su feudo ante el Sanse supuso tal giro de los acontecimientos, que ahora hasta el empate sería un resultado positivo para los eibarreses, que seguirían contando con una holgada renta sobre rival que amenaza su objetivo.

Obviamente, Gaizka Garitano no tiene intención de que su equipo salga a especular con el resultado, primero porque asegura que «no tengo ni idea de cómo se sale a empatar un partido y no lo he hecho nunca en los muchos años que llevo en el fútbol», pero sobre todo porque «no soy de hacer cuentas, sino de ganar, ganar, ganar e intentar seguir ganando».

Enfrente tendrá a un rival herido al que no le vale otra cosa que no sea ganar para no despedirse de sus opciones de lograr una de las dos plazas con el ansiado premio, y precisamente por eso, también viene con una presión añadida que el Eibar tratará de exprimir para convertirla en un arma a su favor.

Garitano tiene la baja por lesión de Arbilla y probablemente tampoco podrá contar con el renqueante Venancio, pero recupera a Toño tras cumplir su sanción y cabe la posibilidad de que Correa también vuelva a la lista.