S.D. Eibar

La llave del éxito del Eibar pasa por sellar su portería

Asier Riesgo, durante un entrenamiento con el Eibar en Atxabalpe. / MORQUECHO
Asier Riesgo, durante un entrenamiento con el Eibar en Atxabalpe. / MORQUECHO

Los armeros han sumado cuatro puntos de seis posibles en los dos únicos partidos que han acabado imbatidos ante Leganés y Valladolid

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Mendilibar parece ser de los que piensa que la mejor defensa es un buen ataque. Una teoría que funcionaría a las mil maravillas si la falta de puntería no estuviera mermando el poder ofensivo de su equipo, pero la realidad revela que la llave de la permanencia reside precisamente en proteger al máximo su portería, y el de Valladolid ha sido el segundo partido de la presente temporada en la que el Eibar ha sido capaz de dejarla imbatida.

El anterior precedente en este sentido se remonta al 1-0 firmado ante el Leganés en la quinta jornada, la única de las cuatro victorias que se han apuntado los armeros sin necesidad de tener que remontar un marcador adverso, como les ocurrió cuando se impuso a la Real, el Girona y más recientemente al Alavés.

Por tanto, el equipo de Mendilibar solo ha podido solventar con éxito tres de los 10 compromisos en los le han marcado, que se han saldado con dos empates, precisamente en dos duelos en los que tomó la delantera frente al Atlético y el Athletic, y cinco derrotas ante Huesca, Getafe, Espanyol, Sevilla y Celta. Un claro botón de muestra que evidencia las dificultades que le genera sumar puntos cuando recibe goles y cómo la cifra sube cuando consigue echar el cerrojo.

Por de pronto, ha conseguido amasar cuatro de seis puntos posibles en los dos partidos en los que ha concluido con la portería a cero, lejos aún de los 24 que llegó a sumar en los 11 partidos en los que acabó imbatido en la campaña pasada. Así fue como cimentó el Eibar la mejor clasificación de su historia. De las 14 victorias que conquistó, la mitad llegaron precisamente en los duelos en los que su meta no fue traspasada, cuatro de ellas en casa y tres fuera, mientras que añadió cuatro empates que también sirvieron para alimentar durante no poco tiempo el sueño europeo que se diluyó en la recta final.

Por eso mismo, el empate arrancado en Valladolid debe entender que se debe doblegar el esfuerzo defensivo porque es a fin de cuentas el que mayor rédito le reporta a la escuadra eibarresa.

Fin de la maldición de Riesgo

Y si no que se lo pregunten a Asier Riesgo, que llevaba un año y medio largo sin poder dejar su portería a cero, aunque en todo este tiempo tan solo ha dispuesto de seis partidos entre la competición liguera y el torneo de Copa.

La última vez que se había quedado sin recibir ningún gol fue el 27 de abril de 2017 en el derbi ante el Alavés en Mendizorroza a cuatro jornadas para el final de la campaña 2016-17, donde tuvo el infortunio de ser expulsado antes de la media hora de juego justo cuando el de Zaldibar había decidido devolverle la titularidad que le había arrebatado para dársela a Yoel Rodríguez.

Tras aquel duelo tan solo participó en la penúltima jornada frente al Sporting, que descendió pese a ganar 0-1 en Ipurua, así como en dos partidos de la campaña 2017-18, uno en la Copa ante el Celta, que se saldó con triunfo vigués (2-1), y en Liga frente al Girona, donde el Eibar firmó una excelente goleada (1-4).

La cesión de Yoel al Valladolid y la persistente lesión de Dmitrovic le ha permitido disputar tres compromisos más además del que acabó con su maldición en Valladolid, ya que en los anteriores frente al Athletic (1-1) y Celta (4-0) en la competición doméstica y en Copa ante el Sporting (0-2) había sido batido.

Jon Arregi deja la Fundación

Por otra parte, Jon Arregi, presidente de la Fundación Eibar desde que hace cuatro años accediera al cargo de la mano de Alex Aranzabal, anunció ayer vía Twitter que abandona sus obligaciones para emprender una nueva aventura profesional. «Tras 4 años, mi aventura en @SDEibar ha llegado a su fin, en la búsqueda de nuevos retos profesionales, formativos y personales. Tras un viaje tan emocionante, a veces hace falta parar un rato, repensarlo todo y mirar al futuro con más fuerza», escribió en su cuenta personal, en la que también enumeró algunos de los logros sociales que la Fundación ha desarrollado durante el periodo en el que él ha permanecido al frente.

Más

 

Fotos

Vídeos