ordoñez

Burgos 0-1 SD Eibar

El 1x1 de los jugadores del Eibar ante el Burgos

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ
  • 3

    Cantero. Fiable. Aunque no tuvo que actuar demasiado, cuando lo hizo exhibió una gran serenidad.

  • 4

    Tejero. Incansable. Una vez más el joven madrileño estuvo entre los destacados, dejándose la piel hasta que se quedó sin aire.

  • 3

    Venancio. Contundente en el despeje y poderoso en el juego aéreo, solventa muchas situaciones de potencial peligro.

  • 2

    Arbilla. Tuvo un papel más bien secundario para lo que suele ser habitual en él, pero siempre está al quite de lo que pasa.

  • 3

    Toño. Con problemas para contener a Álvaro en la primera mitad, se recompuso en la segunda mitad y regaló varios centros, entre ellos el que provocó el rechace que Corpas aprovechó para lucirse con una gran volea.

  • 3

    Javi Muñoz. Laborioso. Su anticipación le permite cortar muchos balones aunque no lució tanto como ante la Ponferradina. Sus lanzamientos de córner propiciarán muchas alegrías.

  • 3

    Atienza. Entregado. Sería interesante saber cuántos kilos perdió.

  • 4

    Corpas. Decisivo. Aunque pierde capacidad de desborde al escorarse al interior, logró marcar el gol que otorgó el ansiado primer triunfo del Eibar.

  • 3

    Stoichkov. Sacrificado. Trabaja mucho para robar y guardar balones para que sus compañeros se sumen al ataque. Sin suerte de cara al remate.

  • 2

    Yanis. Deslucido. Su empeño por generar peligro por su flanco se vio constantemente frustrado.

  • 2

    Blanco Leschuk. Estuvo inédito en ataque, pero especialmente activo en las ayudas defensivas.

  • 5

    Expósito. Estratégico. Su salida hizo que la maquinaria ofensiva comenzara a funcionar y que finalmente llegara el decisivo tanto de Corpas.

  • 1

    Fran Sol. Tuvo una gran ocasión en la recta final, pero remató fuera.

  • 2

    Franchu. Bregador desde el mismo momento en el que saltó.

  • -

    Sielva. Suplió en los minutos finales a Javi Muñoz.

  • -

    Glauder. Salió en los últimos instantes para que un extenuado Tejero pudiera tomar aire.