S.D. Eibar

Jordi Calavera sale del oscuro túnel de las lesiones y desea reivindicarse

Jordi Calavera quiere jugar para olvidar todo lo sufrido./MORQUECHO
Jordi Calavera quiere jugar para olvidar todo lo sufrido. / MORQUECHO

Las lesiones desde el inicio de la pretemporada le han perseguido para tenerlo en el más duro ostracismo

J.A. REMENTERIAEIBAR.

Tras una larga odisea que empezó al inicio de la pretemporada, el lateral derecho Jordi Calavera ha visto, por fin, luz. Un rosario de lesiones le ha tenido apartado en el más duro ostracismo. Tiene dos años más de contrato con el Eibar y en este momento es un volver a empezar. Fichó hace tres temporadas, fue cedido en la 16/17 defendiendo los colores del Lugo, y en la campaña siguiente, la 17/18, volvió a ser cedido, esta vez al Sporting de Gijón. Brilló en ambas aventuras en Segunda.

Al empezar la pretemporada de este curso, en el amistoso jugado en Atxabalpe contra el Tudelano, cayó lesionado y a partir de ahí entró en el oscuro túnel de las lesiones que no han parado hasta ser dado de alta el pasado mes de abril, días antes del partido en Ipurua frente al Atlético de Madrid. Solo ha jugado unos minutos en Liga, su debut en Primera, lo hizo en el tiempo de descuento frente al Betis, en Ipurua, supliendo a Cote. Y, sin olvidar, los ocho minutos en la Copa ante el Sporting. Este es su balance deportivo en el presente curso. Jordi Calavera asegura que tiene «ganas de jugar y demostrar de lo que soy capaz». El lateral derecho admite que «este año lo he pasado muy mal por las lesiones, pero, a base de constancia y trabajo, gracias a Dios he podido rascar unos minutos y puedo decir que he debutado en Primera División». Reconoce que «no tengo el ritmo de mis compañeros, pero estoy preparado para lo que venga por si el míster decide darme minutos». El tarraconense brilló en el Lugo y el Sporting, especialmente en el cuadro lucense donde jugó todo y fue distinguido como mejor lateral derecho de Segunda.

«Al final ha terminado todo y ahora estoy supercontento, entrenando normal»

«Si el míster desea darme unos minutos, se lo agradeceré, tengo ganas de demostrar»

Ha pasado por momentos muy duros y admite haber sufrido, «lo he pasado mal porque eran meses en que no podía entrenar con el grupo y eso me hacía sentir como que no era ni del equipo. Lo pasas mal, pero al final se sale y la familia me ha apoyado mucho, mi novia me ha apoyado mucho y al final ha ido bien, la pierna está respondiendo bien, estoy curado al cien por cien y entrenando con muy buenas sensaciones. Tienes días en que estás muy triste, de bajón, que te pasa por la cabeza pensar que no vas a poder volver a disfrutar del fútbol. Mi caso era entrar, recaer, entrar, recaer y no encontraba la solución de lo que me pasaba. Al final ha terminado todo y ahora estoy supercontento, entrenando normal con el grupo, que era lo que quería, y si el míster desea darme unos minutillos, se lo agradeceré porque la verdad es que tengo ganas de jugar y demostrar de lo que soy capaz».

Con dos años más de contrato por delante, Calavera piensa en acabar bien la temporada y recobrar fuerzas para la próxima campaña. «El año ha sido muy duro, lo he pasado mal y me van a venir bien unos días de desconexión. Pero en vacaciones tengo que preparar bien la pierna para, cara a la próxima pretemporada, poder demostrar al míster que me puedo quedar».