Wats Summit

«Los deportistas de élite se olvidan de que siempre deben dar ejemplo», destaca el exboxeador Jero García

Jero García, en un gimnasio con carteles de boxeo en las paredes./
Jero García, en un gimnasio con carteles de boxeo en las paredes.

El presentador del programa 'Hermano Mayor' es uno de los ponentes del Wats Summit Ipurua que se celebra hoy en el Coliseo

LETIZIA GÓMEZ

El Coliseo acoge hoy, a partir de las 18.00 horas, el Wats Summit Ipurua, el primer gran evento de la temporada para la promoción de los valores y la antiviolencia en el deporte dirigido a familias, clubes, entrenadores, deportistas en general y toda aquella persona interesada en la temática. El Eibar ha sido el primer club de LaLiga en apadrinar esta iniciativa que tiene como embajadores a conocidos deportistas como Julen Guerrero, Eli Pinedo, la psicóloga Patricia Ramírez y el expúgil y presentador televisivo Jero García, que atendió a DV horas antes de acudir a Eibar para resaltar la trascendencia del deporte como transmisor de valores a la juventud.

- ¿Qué es y por qué nace Wats Summit?

- Es una iniciativa que pretende insuflar valores, sobre todo a través de los niños, que son los que pueden cambiar el mundo. Nace de una utopía, que es erradicar la violencia en el deporte, pero que queremos que se vaya haciendo realidad. Hace un tiempo me ofrecieron ser embajador y como soy un soñador loco y les vi con tantas ganas y tanta ilusión en los ojos, me lancé.

- También se han embarcado en esta aventura otros deportistas importantes, como Julen Guerrero.

- Me enteré de que estaba Julen Guerrero y la psicóloga Patricia Remírez, a los que no conocía. Nos hemos convertido en una especie de tres mosqueteros. Lo que irradia Julen Guerrero no lo he visto en nadie. No solo carisma, también valores. Queremos transmitir que se puede desaprender lo aprendido violentamente hablando. La agresividad es innata, pero la violencia no y tenemos que hacer un gran esfuerzo por desformalizar la violencia que está arraigada en la sociedad. Todo depende mucho de la educación y hay muchos padres que tienen que aprender a educar, porque carecen de herramientas para ello. Y lo dice un tío que fue padre a los 22 años, siendo un salvaje, y que ha aprendido a base de palos. Y ahora tengo cuatro hijos estupendos.

- ¿Tan grave es la situación para que sean necesarias este tipo de iniciativas?

- Soy un especialista en violencia, no solo en el deporte sino también a nivel familiar y escolar, y nunca he visto tanta violencia y tanta agresividad en la juventud. Lo más preocupante además es que es una violencia entre iguales. Jamás ha habido tanto 'bullying' en los centros escolares. Quien hace y sufre violencia trasladará esa situación a su casa. Si no se toman medidas, la bola va creciendo.

- Ante semejante panorama, ¿hay solución posible?

- Sí, cada día lo tengo más claro. Si a través de la emoción podemos llegar a los críos, podemos lograrlo. Uno de los momentos más maravillosos que he visto es un niño parando un partido para decirle a su padre que si no dejaba de gritar e insultar él no seguía jugando. Su propio hijo le dio una lección que seguro le habrá servido para no volver a repetir su actitud. Los niños son los que pueden cambiar el mundo, pero hay mucho niño con la autoestima por los suelos, sin un punto de motivación en la vida y con una falta de atención tremenda. Y no es cuestión de que no tengan Playstation, móvil, ni redes sociales, pero hay que marcar límites.

- Ni los gritos ni los sopapos arreglan los problemas.

- Lo que hace falta es dar tiempo de calidad, comunicar, porque en ello se engloba también el cariño. No hay que ser tirano. Hay mucho miedo a decir no y es necesario decirlo, sin ofender, con diálogo razonado.

- Desde el Wats Summit se plantean nuevas metodologías educativas. ¿En qué consisten?

- En predicar con el ejemplo, en impulsar la práctica del deporte, no solo por la rápida recompensa que te da, sino por los valores que luego se pueden extrapolar a la vida. Practicar deporte ayuda muchos enteros a asociar valores como la disciplina, el respeto, la pertenencia de grupo... Las instituciones se preocupan muchos por las consecuencias y por ejemplarizar con castigos, y yo me preocupo más de la prevención. He podido comprobar que aquellos chavales que no tienen ilusión, objetivos, constancia ni disciplina, mejoran mucho con la práctica del deporte. Por eso, mi próximo proyecto es que tribunales de menores obliguen a cumplir penas haciendo deporte.

- Cada vez se ven más actos violentos no solo entre aficiones, sino también entre deportistas de élite.

- Es que en ciertos deportes la violencia física y verbal están normalizados tanto en los jugadores como en el público. Y eso es lo que tenemos que erradicar de una vez por todas. Los primeros que deben hacerlo son los futbolistas, un modelo a seguir por las pequeñas personas que pueden cambiar esto. Hay que educar al futbolista desde niño y por eso son tan importantes programas como el que el Eibar ha puesto en marcha para edificar los valores. Debemos concienciar al famoso de que tiene que tener el máximo cuidado incluso cuando no está del campo, porque es un patrón de conducta. Los deportistas de élite lo olvidan, se olvidan que son un modelo a seguir por mucha gente. En deportes como el boxeo o el rugby hay otros valores más marcados y si alguien insulta a otro se le llama la atención. La pertenencia al equipo es algo sagrado. El silencio es el cómplice de la violencia.

 

Fotos

Vídeos