S.D. Eibar

Ipurua superó todas las inspecciones

Los servicios médicos y asistenciales actuaron con suma rapidez tras el accidente. / MORQUECHO

El Eibar está analizando las causas de la caída de la valla de la grada oeste. El club desea una pronta recuperación a todos los heridos que ayer recibieron el alta tras ser atendidos en Ipurua y en el hospital de Mendaro

LETIZIA GÓMEZEIBAR.

El Eibar trata de recuperar la calma tras los intensos momentos que se vivieron después de que la valla de la grada en la que se ubicaban los aficionados del Sevilla cediera durante la celebración del penalti transformado por Banega en el minuto 58 de partido. La rápida reacción de los servicios asistenciales del estadio de Ipurua propiciaron que, en apenas ocho minutos, las 14 personas que sufrieron heridas tras una montonera formada por medio centenar de seguidores fueran atendidos primero en Ipurua y después en el Hospital de Mendaro, donde ayer todos fueron dados de alta y ya se encuentran en sus casas.

El club armero ha encargado la redacción de un informe técnico que determine las causas que provocaron la caída, aunque parece evidente que el cercado no resistió ni el peso ni la presión de más de un centenar de personas abalanzadas y descontroladas por la alegría. También se mantiene a la espera de las conclusiones que extraigan los propios técnicos de la LFP, que ya habían revisado las instalaciones y que tienen en su poder los informes de todas las inspecciones que el estadio de Ipurua y, en consecuencia también la tribuna en la que sucedieron los hechos, había superado de manera satisfactoria.

Los técnicos de la LFP también habían supervisado las instalaciones

Ipurua no es el primer estadio que sufre un hecho de estas características y probablemente tampoco será el último, porque los futbolistas siguen haciendo caso omiso de las recomendaciones sobre no acercarse a las gradas precisamente para evitar sucesos como el del sábado.

Todo quedó en un susto

Afortunadamente, todo quedó en un gran susto que causó lesiones de diversa consideración a 14 personas, las más graves una fisura en el escafoide de la mano derecha y una fisura en la meseta tibial. Amaia Gorostiza no dudó en acercarse hasta el hospital para acompañar a los heridos junto al presidente del Sevilla José Castro y estuvo pendiente de ellos hasta que todos estuvieron debidamente atendidos. La mandataria armera se implicó y dio la cara desde el mismo instante en el que se produjo la caída. Rápidamente abandonó el palco y bajó hasta el lugar de los hechos, y cuando los atendidos fueron evacuados se trasladó al centro hospitalario junto a la delegación del Sevilla.

También la directora gerente, Patricia Rodríguez, se puso a disposición de los medios para trasladar toda la información pertinente. Tras comunicar que ninguno de los heridos revestía gravedad, quiso destacar la efectiva actuación «de los propios seguidores del Sevilla, de los servicios médicos de los dos clubes y de los servicios internos del club».

La eficaz actuación de los servicios médicos y asistenciales garantizó una rápida evacuación

Se da la circunstancia de que el accidente se produjo en la tribuna que el Eibar tenía planeado derribar justo después de la visita del Real Madrid, prevista para el fin de semana del 24 y 25 de noviembre. A la espera de recibir instrucciones por parte de la patronal del fútbol, el club eibarrés no ha decidido si arreglará la valla que cedió o adelantará los plazos de derribo, aunque lógicamente hará todo lo posible para que ese graderío esté utilizable de cara a uno de los partidos de la temporada que más público atrae a Ipurua.

 

Fotos

Vídeos