Fran Sol sigue el balón con la mirada en una acción de ataque</p><p>ayer en Ipurua. / Askasibar

Eibar 1 - Leganés 1 Ipurua sigue sin premiar a su inquilino

Los armeros se ven obligados a sumar un empate pese a ofrecer otra exhibición ofensiva ante un afortunado Leganés

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

Ni el inicio de una nueva temporada ni el cambio de categoría parece servir para que Ipurua acceda a reconciliarse con el inquilino que tiene arrendado el estadio desde que se inauguró el 14 de septiembre de 1947. Al menos, tras negarle siquiera un punto ante la Ponferradina en el primer partido, ayer se dignó a permitir que Expósito neutralizara el tanto en propia puerta que se le adjudicó a Cantero poco antes, para que el Eibar pudiera amarrar un empate que no recompensó como merecía la nueva exhibición ofensiva que los armeros realizaron ante su público.

Porque al igual que ocurrió ante los bercianos hace dos semanas, el conjunto dirigido por Gaizka Garitano desplegó gran parte de sus virtudes atacando de forma insistente por tierra, mar y aire. Pero una vez más le faltó la efectividad y la pizca de fortuna que a los pepineros sí les sonrío para adelantarse en el marcador en una de sus pocas aproximaciones, en la que además, contaron con la involuntaria colaboración del meta armero, al que el balón que salió rebotado por el larguero tras un vigoroso cabezazo de Jon Bautista se colara en su puerta tras pegarle en la mano según botó en el césped.

1 Eibar

Cantero, Tejero (Aketxe m. 82), Venancio, Arbilla (Etxeita. m. 38), Toño, Javi Muñoz, Atienza (Sergio Álvarez, m. 46), Corpas, Expósito, Rahmani (Stoichkov, m. 62 )y Fran Sol (Blanco Leschuk, m. 62)

1 Leganés

Riesgo, Palencia, Rodri Tarín, Bruno, Javi Hernández (Quintillá, m. 80), Luis Perea (Doukuré, m. 80), Rubén Pardo (Recio, m. 62), Naim. Fede Vico, Sabin Merino (Borja Garcés, m. 62) y Bautista (Randelovic, m. 72)

  • Goles: 0-1. m. 25. Cantero en propia puerta. 1-1, m. 39. Expósito.

  • Árbitro: Luis Mario Milla del Comité Andaluz. Amonestó en el minuto 26 a Rubén Pardo del Leganés. En el minuto 31 a Atienza del Eibar y en el 84 a Venancio del Eibar.

  • Incidencias: 1.685 aficionados en Ipurua.

Para entonces, los azulgranas ya habían iniciado una colección de oportunidades que Arbilla inauguró a los tres minutos con un remate desviado desde la frontal, a las que se fueron añadiendo un cabezazo fallido de Yanis a centro de Tejero, así como sendos remates también erróneos de Fran Sol, el primero tras un buen servicio de Toño desde la izquierda y el segundo a pase antológico de Corpas que dejó patente que tiene un guante en su bota derecha.

Pero la pesadilla recurrente que sufre en Ipurua desde hace ya casi un año le volvió a despertar con sudores fríos cuando el Leganés, que tan solo había inquietado con un cabezazo descarriado de Bautista tras un servicio Perea desde la derecha, le hizo rememorar todo el sufrimiento padecido en casa en la pasada campaña, cuando solo fue capaz de ganar dos partidos, el último de ellos el pasado 1 de mayo ante el Alavés

Conexión de ex realistas

La estrategia que Asier Garitano utilizó para arruinar las pretensiones azulgranas le salió a pedir de boca gracias a la gran conexión que establecieron los ex jugadores de la Real Sociedad Rubén Pardo y Jon Bautista. El primero se encargó de botarlo a la perfección desde la esquina hasta el corazón del área, donde el segundo llegó como una exhalación para cabecearlo. Y aunque el larguero pareció querer echar un capote al Eibar al rechazar el testarazo, el caso es que el balón acabó introduciéndose en la portería local después de pegarle en la mano a un Ander Cantero que no podía dar crédito a su mala suerte.

Al igual que en Burgos, Expósito aprovechó un rechace en la frontal para lograr un espectacular gol

Lejos de revelarse con rabia ante un jarro de agua congelada que no esperaba pese al calor reinante en Ipurua, la escuadra armera se quedó durante unos minutos en estado de 'shock', que podría haberse profundizado tras la fortuita lesión que sufrió Arbilla en su rodilla izquierda al hacer un mal giro en el saque de una falta.

Y cuando más tocado se le veía al Eibar, el azar dio un giro repentino para compensarle por todo lo que le estaba negando para que Expósito, que ya estaba marcando diferencias en su primer partido como titular, aprovechara un rechace tras un cabezazo de Yanis al larguero para marcar otro gol para enmarcar, similar al que Corpas se apuntó en Burgos para lograr la victoria armera en El Plantío.

Con más tranquilidad y la sustitución del amonestado Atienza en lugar de Sergio Álvarez, al que por antigüedad le correspondió portar por primera vez el brazalete de capitán que Arbilla tuvo que cederle a Expósito cuando se marchó lesionado, la escuadra eibarresa emprendió su asedio sin tregua a la portería pepinera en la segunda mitad con el firme propósito de conquistar el primer triunfo como local.

Lo intentó sin cesar con todos los medios a su disposición y no le faltaron ocasiones para derribar la puerta visitante, la primera al poco de comenzar la segunda mitad con un remate casi involuntario de Etxeita que se le fue por encima del larguero.

Cantero coló de rebote en su puerta un balón repelido por el larguero tras un cabezazo de Bautista

Viendo que el paisaje no variaba, Garitano sacó buena parte del resto de la artillería que tenía en el banquillo y las llegadas armeras aumentaron la sensación de peliro. Sin embargo, la suerte siguió siendo la misma también para Stoichkov, que no llegó a un magnífico centro de Tejero porque Tarín se le adelantó para desviarlo, y también para Corpas, que no pudo poner el broche de oro a una de muchos quilates, iniciada con un brillante pase filtrado del mediapunta gaditano a Leschuk, que el argentino cedió hacia atrás para que el extremo culminara la acción con un remate que no quiso entrar.

Habría sido ya el colmo que un remate en la prolongación de José Recio hubiera condenado a la derrota a un Eibar que llegó a tener la oportunidad de ganar en el 93 con un cabezazo de Etxeita a pase de Aketxe que se despidió lamiento el larguero.