SD Eibar

El Eibar, forzado a parar las obras preliminares del anexo de Ipurua

obras Ipurua
Aspecto del anexo de Ipurua tras los trabajos que se han realizado a lo largo de estas semanas de agosto. / MORQUECHO

La imposibilidad de que no puedan transitar los camiones y la maquinaria pesada por la propiedad de las monjas obliga a tomar esta decisión

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA EIBAR.

El Eibar tomó ayer la determinación de paralizar, hasta que el contexto lo permita, todos los movimientos preliminares al proyecto de ampliación de la Tribuna Gol Oeste y remodelación del anexo de Ipurua, lo que supone una ralentización. La limitación logística con la que se topa no le permite trabajar en óptimas condiciones. Al no poder acceder maquinaria pesada ni camiones supone un claro hándicap para avanzar. El paso está bloqueado al impedir el representante del Convento de la Congregación de Monjas Concepcionistas, Juan Luis Cristóbal, que se transite por los terrenos colindantes, que son propiedad de la orden religiosa. El Eibar está a la espera de que se ejecute la expropiación por parte del Ayuntamiento del convento y sus terrenos por un importe de 4 millones de euros, que serán abonados a las monjas. En ese momento el club armero podrá operar y ejecutar un ambicioso proyecto con gran calado estratégico, todo, siempre y cuando no se llegue a un acuerdo transitorio de aquí a la expropiación.

Desde primeros de agosto una excavadora y operarios han trabajado en el anexo en labores previas. Hasta la fecha de ayer los movimientos hechos han tenido carácter preliminar; se ha ejecutado el desmonte del talud que da a la carretera de Elgeta y se ha retirado el césped artificial, además de parcelar el terreno en la parte que corresponde al Ayuntamiento, institución que viene cediendo durante décadas el espacio al Eibar. Tres cuartas partes del anexo de Ipurua son de propiedad municipal, mientras que una cuarta parte pertenece a la citada orden religiosa, que en su día cedió su uso.

Falta el acuerdo

A finales del pasado mes de julio, el Consistorio aprobó el Plan Especial de los terrenos de Ipurua, que permite afrontar la construcción de la Tribuna Gol Oeste y la reconfiguración del anexo. Realmente, el nudo gordiano de este entramado es que las negociaciones entre la SD Eibar y el representante de las monjas no se han visto selladas con un acuerdo. La entidad azulgrana lanzó una oferta económica para que pudiera actuar antes de que se llevara a cabo la definitiva expropiación, pero fue rechazada, no satisfizo a la representación de las monjas, que propuso otra oferta. El club armero, teniendo en cuenta que en los próximos meses esos terrenos pasarán al Ayuntamiento, ha mantenido su planteamiento.

El Consistorio y el Eibar están a la espera de la expropiación, dado que hay flecos por retocar, y se estima que hasta finales de año no culmine todo este proceso administrativo. Una vez abone el Ayuntamiento los 4 millones de euros a las monjas, los terrenos pasarán a sus manos, y es entonces cuando el Eibar pondrá en marcha este proyecto que de momento está bloqueado si no se produce un acuerdo en un plazo razonable. El precio de la expropiación es el acordado por el tribunal en base a las valoraciones previas que llevaron a cabo los técnicos del Consistorio y los representantes de las monjas. Juan Luis Cristóbal presentó alegaciones que han seguido su curso y que abordan temas relacionados con la edificabilidad física, la evaluación previa del impacto, y otras consideraciones. El presupuesto de este proyecto es de unos 10 millones de euros. Paralelamente, el campo va a sufrir un desplazamiento de 2,60 metros hacia la Tribuna Gol Oeste, movimiento que propiciará nuevos espacios de trabajo, soportes publicitarios y garantizará la visibilidad en los fondos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos