En menos de dos horas se agotaron las 2.000 entradas adicionales para abonados que el Eibar puso ayer a la venta online y presencial. / ASKASIBAR

Ipurua espera a un Valladolid que solo piensa en ganar

La afición armera ha de ser esencial ante los vallisoletanos que consideran que no están despedidos de sus opciones de ascenso directo

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

Ipurua va a registrar este domingo (16.00 horas) ante el Valladolid una buena entrada en esa final en la que el Eibar puede certificar que tiene ya pie y medio en su retorno a Primera División. En menos de dos horas ayer quedaron agotadas las 2.000 entradas adicionales para los abonados que expedió el club armero. El partido tiene evidentemente su gran trascendencia frente a un rival directo en lucha por el ascenso directo, a quien los hombres de Garitano aventajan en cinco puntos tras la derrota que sufriera en Zorrilla ante la Real Sociedad B.

Una imagen vale más que mil palabras. Ayer pudo verse una gran cola de aficionados en la compra presencial que rememoraba viejos tiempos, llegaron a esperar una hora y media para hacerse con los billetes (cada abonado podía adquirir un máximo de dos). También hubo opción en venta online. En principio esta venta de asientos adicionales está abierta hasta el viernes, pero en un abrir y cerrar de ojos ha bajado el telón. En la afición se respira un aire de optimismo cara a hacer realidad el ansiado ascenso directo a esa élite de la que se bajó la pasada temporada. Josean Ekiza, Aitor Azkue y Jorge Arizmendiarrieta consideran que este domingo el Eibar afronta «un partido importante» en el que «hay que ir a tope para sacarlo o cuando menos no perderlo». Los tres coinciden en que, de ganar, se estaría muy cerca del objetivo, luego, para dar por concluida la liga regular, quedarían los duelos frente al Leganés ( el 14 de mayo a las 21.00 horas en Butarque), Tenerife (en Ipurua, sin definir) y Alcorcón (en Santo Domingo, sin definir).

La plantilla comienza hoy a entrenar en Atxabalpe, inicia su puesta a punto para recibir a un cuadro vallisoletano que se presentará en Ipurua muy tocado y que tratará de revetir su destino tras su derrota ante el filial realista. El entrenador vallisoletano Pacheta tras caer con la Real Sociedad B decía que este contratiempo «nos aleja de los puestos de ascenso directo, pero no nos despide» y era contundente a la hora de adelantar que «tenemos que ir a Eibar a ganar, tenemos que ir a ganar a Ipurua para acercarnos al Eibar» y matizaba que «esto va por semanas». Reconocía que estaban fustrados y dolidos por la derrota y esperaba que no fuese a mermar sus fuerzas cara a la visita a Ipurua, «aunque asimilar las derrotas lleva su tiempo de consultar con la almohada, de dormir mal... Y más esta, que es más dolorosa por cómo se produce y en qué momento. Pido a la afición que sigan empujando porque vamos a seguir intentándolo hasta el final y queda margen todavía». El Valladolid se enfrentó ante la Real B con cinco bajas de mucho calado por sanción, casos de Sergio León, Mesa, Monchu, Nacho y Luis Pérez, que, para Ipurua están disponibles. No dispone de los lesionados Javi Sánchez y Oscar Plano. Se presenta con toda su artillería para una final en la que se juegan mucho, pero también el Eibar, que recupera al lateral derecho Toño y que muy posiblemente perderá a Venancio y Arbilla, ambos por lesión. Sin duda alguna, la defensa es la línea más afectada en el Eibar, no se puede olvidar que Correa es baja por lesión y que Etxeita arrastra problemas en el pubis.