El apoyo de su afición es fundamental para el Eibar. / ASKASIBAR

Ipurua tiene que ser la catapulta del Eibar hacia el ascenso

Quedan cinco partidos para concluir la liga, tres de ellos en el estadio armero ante Zaragoza, Valladolid y Tenerife

J.A.REMENTERIA eibar.

Al Eibar le quedan cinco partido para concluir la liga regular, cinco finales de las cuales tres se juegan en Ipurua para saber si sube o no directamente a Primera División, su gran objetivo que persigue toda la temporada. El próximo sábado visita Ipurua el Zaragoza a partir de las 18.15 horas. El papel del feudo eibarrés y su afición es fundamental en esta etapa de la competición, primordial, vital para las aspiraciones del equipo. El factor Ipurua es clave, en su seno se han escrito con letras de oro grandes hazañas, se han conseguido sus propósitos con el aliente de una afición que siempre ha estado con sus jugadores. Zaragoza la próxima semana, después consecutivo el Valladolid, directo rival de los armeros por ese ascenso directo y, por último, Tenerife, otro aspirante a estar en el play off por el ascenso, han de pasar por Ipurua. Zaragozanos, vallisoletanos y tinerfeño son tres rivales de entidad, diríamos que de mucha entidad a los que hay que doblegar. El papel de la afición eibarresa hay que valorarla, no dejarla de lado, el equipo necesita de su fuerza motriz.

El Eibar ha hecho un esfuerzo por cumplir con su masa social, «hemos mantenido el número de abonados, que actualmente es ligeramente superior a los 5.700. Es cierto que se han suprimido las cuotas más caras, las A y B de temporadas anteriores, y se ha dejado una única tarifa, la más económica», se remarca desde el gabinete de prensa de la entidad quien pone especial énfasis en que «se han tenido en cuenta situaciones complejas como paro, minusvalías, ertes, etcétera, para hacer un precio más económico con el objetivo de que la económica no fuera una excusa para no venir a Ipurua».

En otras acciones se apunta que «se ha incentivado durante toda la temporada la opción de que los abonados pudieran adquirir entradas a 10 euros para acompañantes, fomentando así que la afición viniera a Ipurua» al tiempo que «se han sacados packs para partidos concretos, con el objetivo de que los usuarios pudieran adquirir entradas para 2-3 e incluso cuatro partidos a precios más económicos que los habituales, taquilla general 18-25 euros por partido, de lo más económico de Segunda», se apunta.

A lo largo de las dieciocho jornadas disputadas en Ipurua se han contabilizado un total de 70.533 espectadores, una media de asistencia de 3.918,5 asistentes. Hay que tener en cuenta que las medidas anticovid limitaron en un campo con una capacidad de 8.164. El partido del choque ante el Oviedo el campo quedaba libre de aforo limitado y paulatinamente la grada ha ido creciendo y se espera que vaya a más. El partido ante el Mirandés ha contado con la mayor afluencia con un total de 6.023. El pasado Viernes Santo ante la UD Las Palmas asistieron 4.110, una cifra que fue valorada positivamente teniendo en cuenta que se trataba de una jornada en plena vacación, con un éxodo destacado que vivió la ciudad armera. Ipurua tiene que vivir con intensidad e implicación. En sus manos se decidirá parte del devenir de este Eibar.