S.D. Eibar

La hora de los fichajes más caros del Eibar

De Blasis controla un balón por delante de Sergio Álvarez durante un entrenamiento de esta semana. Ambos apuntan a titulares. / ASKASIBAR
De Blasis controla un balón por delante de Sergio Álvarez durante un entrenamiento de esta semana. Ambos apuntan a titulares. / ASKASIBAR

Tres de los jugadores que más han costado al club saldrán como titulares en defensa en Anoeta | Paulo, Sergio y De Blasis tendrán ante la Real la oportunidad de justificar la importante inversión realizada en ellos

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

El derbi de Anoeta se ha convertido en la ocasión propicia para que algunos de los fichajes más caros que ha realizado el Eibar desde que está en Primera justifiquen la inversión que el club armero realizó en ellos. La acumulación de bajas que se concentra en la línea defensiva ante las lesiones de Arbilla, Ramis, Bigas y Rubén Peña, obligará a Mendilibar a poner en liza una zaga inédita, con Paulo Oliveira y Sergio Álvarez en el eje central, y De Blasis en el lateral derecho, curiosamente tres de los efectivos del plantel más costosos y que hasta hace solo unas semanas estaban condenados al banquillo e incluso a la grada.

Las circunstancias mandan y, pese a que dos de ellos ni siquiera son defensas, van a tener que adaptarse a la retaguardia por necesidades del guión, ya que, aunque sí parece que Pedro León va a estar en condiciones de viajar a Donostia, todo apunta a que Bigas no se recuperará a tiempo, por lo que al de Zaldibar solo le quedarán 16 futbolistas del primer equipo disponibles. El técnico tendrá que llamar a dos integrantes del filial, probablemente un central y un mediocentro.

Cote, el cuarto

Los tres llevan toda la semana trabajando junto a Cote para ajustar los mecanismos defensivos que ya tuvieron que probar de forma inesperada en el Santiago Bernabéu cuando Ramis se rompió y Sergio Álvarez retrasó su posición para suplir la vacante del balear. Fueron pocos los minutos en los que coincidieron en la zaga, puesto que poco después De Blasis avanzó hacia el extremo tras la entrada en el campo de Rubén Peña. Pero en esta ocasión el abulense tampoco está y las alternativas del preparador azulgrana se reducen al mínimo.

Llevaban tiempo esperando poder reivindicarse y ha llegado la hora de que demuestren que la fuerte apuesta que se hizo por ellos mereció la pena. El mayor peso en este sentido recae en Paulo Oliveira, porque es el que más oportunidades ha dispuesto tanto en esta campaña, en la que ya lleva 21 partidos jugados, como en su primer año en el Eibar el pasado ejercicio, en el que jugó 26 compromisos.

El central portugués sigue ostentando el título de fichaje más caro hasta la fecha, toda vez que la entidad armera desembolsó 3,8 millones de euros, más una serie de variables que elevan notablemente la cantidad que se ha llevado el Sporting de Portugal, que además se reservó un 30% de una futura venta.

Una cifra superior incluso a los casi cuatro millones que este mismo verano el Eibar abonó al Sporting de Gijón para hacerse con los servicios de Sergio Álvarez, la opción por la que Fran Garagarza se volcó para suplir la marcha de Dani García, pero que este año al menos, no ha conseguido ganarse la confianza de Mendilibar. Todo un reto para el avilesino, que a su vez tiene la oportunidad de ganarse los minutos que esperaba tener cuando abandonó el equipo en el que ha permanecido toda su vida.

Los ojos del técnico y de los aficionados armeros también concentrarán su mirada en la actuación de De Blasis, que ya se estrenó como lateral derecho con una más que correcta actuación ante el Real Madrid. Fue, sin duda, la gran sorpresa de la alineación que presentó el preparador armero, tanto por la demarcación que ocupó como por volver a la titularidad, algo que no ocurría desde que el 26 de enero formara de inicio en Butarque frente al Leganés (2-2).

En esa ocasión lo hizo en su posición natural, la de extremo, que es para lo que el Eibar le fichó ya con la temporada empezada una vez que se confirmó que Pedro León tendría que pasar varios meses para recuperarse de una hernia discal. Aún sin saber que después tendría que ser operado también de una fascia plantar, el club azulgrana se lanzó al mercado y pagó alrededor de dos millones de euros al Werder Bremen por un jugador de 30 años y sin experiencia en LaLiga. En un principio, el argentino pareció convencer y fue titular en siete ocasiones, pero después fue relegado al banquillo.

Eskozia no irá a Donostia

La peña armera Eskozia la Brava ha anunciado que no estará presente en Anoeta debido a que no hay entradas para la afición visitante debido a las obras del estadio.