Stoichkov no estará en Málaga al fallecer su padre. / Askasibar

S. D. Eibar

El goleador Stoichkov, baja para Málaga por el fallecimiento de su padre

Garitano espera un partido «bonito y apasionante» ante el cuadro malacitano

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

El Eibar juega este sábado a partir de las 18.30 horas en La Rosaleda ante el Málaga un partido realmente importante de cara a esa lucha por el ascenso directo y por mantener el liderato en plena pugna con el Almería y Valladolid, segundo y tercero respectivamente. En la expedición armera a diferencia del último enfrentamiento ante Las Palmas serán novedad los defensas Venancio y Tejero que tras cumplir su sanción están a disposición de Garitano, quienes causarán baja son el goleador Stoichkov por el fallecimiento de su padre y Arbilla por lesión.

«Estamos mejor en la zona de atrás, con más gente para jugar. La semana ha ido bien y pensando en el partido», ha dicho Garitano refiriéndose a que en la zaga cuenta con más jugadores que la pasada jornada ante Las Palmas.

El entrenador armero reconoce que el momento actual de la Liga es ilusionante con el ascenso a Primera por medio, «llegados a este punto todos tenemos algo en juego, pero nosotros nos estamos jugando algo muy chulo e ilusionante como es el ascenso».

Con respecto al Málaga, rival que lleva una buena dinámica tras el cambio de entrenador que lleva dos jornadas al frente del banquillo logrando 4 puntos de 6 posibles y que ha llamado 'efecto Guede', Garitano resalta que «han cambiado de entrenador y en los dos últimos partidos han dado una buena imagen. Tienen una energía renovada» y matiza que «está en nuestras manos. Hemos llegado donde queríamos y ahora tenemos que rematarlo con nuestro juego. Sin pensar en los demás. Un partido bonito y apasionante».

«Al principio fuimos los últimos y luego hemos pasado por todas las posiciones. Ahora estamos primeros. El Almería nos llegó a sacar ocho puntos. El caso es que estamos primeros y tenemos una gran oportunidad. No son partidos definitivos, pero sí que son finales, porque cada vez que no ganas das un pasito para atrás. Oportunidad histórica. Ahora hay que apretar los dientes y dar lo mejor de nosotros. Nos quedan seis finales y estamos con ilusión. Tenemos la oportunidad de subir y no hay mayor ilusión que esa y la ilusión cuenta mucho. Veo bien al equipo, pero luego hay que dar el nivel», afirma el preparador eibarrés refiriéndose al contexto en el que están faltando seis jornadas para el final de la liga regular y con la lucha por el ascenso directo a Primera.

Garitano reconoce que en los últimos tres partidos lejos de Ipurua «no hemos estado a un gran nivel y tenemos que mejorar nuestras prestaciones, sobre todo sin balón».

Sin miedo a fallar

«Esta noche se ha muerto su padre. Está de viaje hacia Cádiz. En principio no irá en la convocatoria», anunciaba Garitano. El entrenador de Derio confiesa que no tener miedo a fallar, «doy más importancia a lo que puedo conseguir que a lo que puedo perder. Estamos plenos de ilusión y ante una situación histórica a la que no se le da valor. Debemos tener la fe de que podemos conseguirlo.

Lógicamente cuando llegas a estos momentos es cuando pesa la responsabilidad, pero el que hace frente a eso es el que llega. Debemos ser valientes. Lo importante es que nos valoremos a nosotros mismos. Saber que estamos ante una gran oportunidad y tenemos que darle valor a nosotros mismos».