Glauder despeja un balón anoche en Urbieta, en el partido copero ante el Gernika. / MAIKA SALGUERO

Gernika-Eibar Superado el primer trámite copero

Un riguroso penalti transformado por Quique y la pericia de Blanco-Leschuk apagan el ardor de un Gernika que vendió cara su eliminación

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ Eibar

El Eibar estará este viernes en el bombo del sorteo de la segunda ronda de la Copa del Rey tras apear a un Gernika muy guerrero, que llegó a inquietar el pase que los armeros encarrilaron gracias a un riguroso penalti que Quique González transformó en la primera mitad, y un taconazo de Blanco-Leschuk en la segunda.

Desdiciéndose de sus declar

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores