Garitano quiere prolongar la racha, pero avisa de los «puntos fuertes» del Amorebieta

L. G. eibar.

Ahora que el Eibar ha empezado a acumular triunfos, Gaizka Garitano suspira porque la buena racha tenga su continuidad en el derbi de mañana (18.15 h.) ante el Amorebieta, pero el técnico mantiene los pies en el suelo, conteniendo cualquier atisbo de euforia. «Ganar siempre viene bien, pero aún no hemos hecho nada. Así como cuando perdimos los dos primeros partidos no nos vinimos abajo, ahora que hemos ganado dos seguidos seguimos igual, sabiendo que lo único que ha cambiado es la dinámica de resultados. Tenemos que seguir trabajando en esta línea, porque queremos seguir ganando».

Eso sí, avisa que «supondría una gran imprudencia pensar que ya lo hemos hecho. No podemos pensar que somos mejores que nadie. Los jugadores han ganado en confianza, pero son inteligente y sabemos que afrontamos un partido muy complicado, porque nos medimos a un rival que tiene un estilo de juego muy definido y las ideas muy claras».

De hecho, recuerda que ha entrenado a «una docena de sus jugadores y son excepcionales para el estilo de juego. Encajan perfectamente en la filosofía del club. Son uno más de la categoría por méritos propios y vamos con el máximo respeto», con la idea de «adaptarnos a lo que proponen y tratar de imponer lo que proponemos nosotros».